septiembre 28, 1998

Snake Eyes - Ojos de Serpiente

Publicada en 1998.

De Palma en caída libre

Flashbacks, cámaras subjetivas y Steadycam. Ojos de Serpiente es un producto 100% Brian De Palma.

Nicolas Cage es Rick Santoro, un policía poco honesto, que se ve envuelto en un crimen y tiene que lidiar con el conflicto de dejarse comprar una vez más o arriesgarlo todo y hacer lo correcto por primera vez.

De Palma inicia la película con una sorprendente toma de 15 minutos en Steadycam, mientras Santoro va caminando a través de las paredes de un Hotel-Casino en Atlantic City hasta llegar a la arena donde se va a efectuar una pelea de boxeo. En el trayecto se consigue con algunos personajes que jugarán un papel importante en la trama, hasta llegar al lugar donde su mejor amigo, el Comandante de la Marina Kevin Dunne, lo espera para disfrutar en primera fila de unos cuantos golpes y algo de acción.

En medio del barullo de las 14.000 personas que observan el combate, una mujer entra en escena y antes que todos se percaten se comete un asesinato del que nadie es testigo. Y Rick en medio de todo este caos y olfateando una buena oportunidad para hacer algo de relaciones públicas, toma las riendas de la investigación.

Decir algo más sería revelar la trama entera, porque aquí cualquier detalle es crucial; así de frágil es la historia. Aquel que esté medianamente atento no tendrá problema en deducir quién es el asesino. Algo decepcionante, tomando en cuenta el trabajo que De Palma hace con sus recursos técnicos. El misterio se evapora durante los primeros 45 minutos de la cinta.

El recurso de la cámara subjetiva muestra la visión de varios personajes sobre un mismo hecho: cada uno aporta una nueva pieza al rompecabezas y es interesante cómo se logra ensamblar la trama partir de partes separadas.

Pero toda esta parafernalia no compensa lo endeble de la historia, los personajes poco desarrollados, lo aburrido de algunos escenarios y un desenlace anticlimático, demasiado común y corriente.

septiembre 27, 1998

My Cousin Bette - Mi Prima Bette

Publicada en 1998

Dulce Venganza

Basada en la novela de Balzac y desarrollada en la Francia pre-revolucionaria, Mi Prima Bette narra la historia de una familia aristocrática que es humillada por las manipulaciones maquiavélicas de una mujer.

Bette es sacrificada en su juventud para lograr el avance social de su prima Adeline, sacrificio que la hace objeto de burlas debido a su apariencia y estado civil (soltera). Ella trabaja como modista en el Teatro Des Variétés, específicamente para la muy cotizada y deseada actriz, Jenny Cadine (Elisabeth Shue).

Su gris existencia toma un poco de color cuando salva la vida de un joven escultor hambriento llamado Wenceslas, a quien protege y reinventa en su mente como su amante; pero no pasa mucho tiempo hasta que vuelve a ser víctima una nueva decepción.

Hastiada de tanta humillación, Bette arma un intrincado complot de venganza contra todos aquellos que la han herido.

Aunque el comienzo es algo lento, una vez que Bette comienza a desarrollar su plan la película acelera su paso y a través de la pantalla desfilan una serie de personajes bastante despreciables en vías a un destino plagado de malicia y desgracias.

El film carece de la complejidad o intensidad del libro de Balzac, el cual brinda una visión más rica sobre la situación social de la época. La importancia de la clase, el drama humano por la pérdida del status y la relación entre dinero y poder fueron nociones incorporadas por Balzac en su novela.

Ganadora 2 veces del Oscar®, Jéssica Lange ofrece una interpretación sobresaliente como la monstruosa Bette, sin conciencia y con cara de ángel. Por su parte, Elizabeth Shue (Leaving Las Vegas) se roba el show en su divertido papel de cortesana con cierta tendencia a mostrar su trasero en pleno escenario.

septiembre 17, 1998

The Wings of the Dove - Las Alas de la Paloma

Publicada en 1998

El amor y el interés fueron al campo un día

Las Alas de la Paloma es un drama que retrata el conflicto entre valores morales y las tradiciones antiguas de la sociedad británica del siglo XIX, esa que valoraba la fortuna y la posición económica como rasgos imprescindibles para establecer relaciones y de personajes que se debaten entre principios como la honestidad y la lealtad y carencias como el odio, la ambición y la lujuria.

Basada en la novela del escritor Henry James, la historia nos presenta a Kate Croy, interpretada por Helena Bonham Carter, una joven presa entre la pasión y la seguridad. Al quedar huérfana, su tía  se encarga de rescatarla de la pobreza, la convierte en una dama y la prepara para que logre un matrimonio decente.

Pero Kate, aunque desea disfrutar de los privilegios de su nueva vida aristocrática, está perdidamente enamorada de un periodista de clase baja llamado Merton Densher, con quien se encuentra a hurtadillas para consumar su pasión.

El obstáculo a su relación se presenta cuando la tía de Kate le da un ultimátum y la amenaza con desheredarla si no deja de ver a Merton. El infeliz panorama para Merton y Kate cambia cuando entra en escena una joven millonaria llamada Millie Theale. 

No es poca la angustia que este triángulo amoroso vive en la pantalla mientras irónicamente la felicidad que tanto buscan parece escaparse, prueba de que no hay triquiñuela que valga cuando el destino toma nuestras vidas en sus manos.