septiembre 28, 1998

Snake Eyes - Ojos de Serpiente

Publicada en 1998.

De Palma en caída libre

Flashbacks, cámaras subjetivas y Steadycam. Ojos de Serpiente es un producto 100% Brian De Palma.

Nicolas Cage es Rick Santoro, un policía poco honesto, que se ve envuelto en un crimen y tiene que lidiar con el conflicto de dejarse comprar una vez más o arriesgarlo todo y hacer lo correcto por primera vez.

De Palma inicia la película con una sorprendente toma de 15 minutos en Steadycam, mientras Santoro va caminando a través de las paredes de un Hotel-Casino en Atlantic City hasta llegar a la arena donde se va a efectuar una pelea de boxeo. En el trayecto se consigue con algunos personajes que jugarán un papel importante en la trama, hasta llegar al lugar donde su mejor amigo, el Comandante de la Marina Kevin Dunne, lo espera para disfrutar en primera fila de unos cuantos golpes y algo de acción.

En medio del barullo de las 14.000 personas que observan el combate, una mujer entra en escena y antes que todos se percaten se comete un asesinato del que nadie es testigo. Y Rick en medio de todo este caos y olfateando una buena oportunidad para hacer algo de relaciones públicas, toma las riendas de la investigación.

Decir algo más sería revelar la trama entera, porque aquí cualquier detalle es crucial; así de frágil es la historia. Aquel que esté medianamente atento no tendrá problema en deducir quién es el asesino. Algo decepcionante, tomando en cuenta el trabajo que De Palma hace con sus recursos técnicos. El misterio se evapora durante los primeros 45 minutos de la cinta.

El recurso de la cámara subjetiva muestra la visión de varios personajes sobre un mismo hecho: cada uno aporta una nueva pieza al rompecabezas y es interesante cómo se logra ensamblar la trama partir de partes separadas.

Pero toda esta parafernalia no compensa lo endeble de la historia, los personajes poco desarrollados, lo aburrido de algunos escenarios y un desenlace anticlimático, demasiado común y corriente.

No hay comentarios.: