noviembre 17, 1998

A Perfect Crime - Un Crimen Perfecto

Publicada en 1998


Lejos de la perfección

Un marido despiadado. Una esposa infiel. Un amante dispuesto a la traición. Un plan. La posible ejecución de un crimen amenaza con ensombrecer la vida de estos personajes en la más reciente producción de los estudios Warner Bros Un Crimen Perfecro.

Steven Taylor (Michael Douglas), hombre de negocios de las más altas esferas sociales de New York es un millonario calculador y frío, casado con Emily Bradford (Gwyneth Paltrow). A ratos tímida y otras veces impetuosa, Emily trabaja como traductora y asistente del embajador de los Estados Unidos en las Naciones Unidas.

Para Talylor su esposa es una de sus más valiosas y apreciadas adquisiciones. Pero el ser sólo un objeto decorativo en el mundo de su esposo ha lanzado a Emily a los brazos de un joven artista llamado David Shaw (Viggo Mortensen).

Pero el hecho es que Steven descubre el romance y esto cambia por completo el futuro de Emily y David; incluso el de Steven. La ira y los celos desatan en su mente un diabólico plan: cometer un crimen perfecto. Sin olvidar el hecho de que al morir Emily, él sería el único beneficiario de los 100 millones de dólares de su fideicomiso.

Por supuesto, Steven no será quien ensucie sus manos llevando a cabo el asesinato. ¿Qué mejor persona para ser el asesino que el amante de su infiel esposa? Contando con el dinero como su aliado, Steven se las arregla para involucrar a David, quien parece muy interesado en el plan y dispuesto a ejecutarlo.

El panorama se complica, para Steven, Emily y David. Después de todo, un crimen perfecto puede ser tan imposible de lograr como un amor perfecto.

Para Michael Douglas no es problema encarnar al implacable Steven Taylor. Gwyneth Paltrow encaja perfectamente en el rol de esposa trofeo. Viggo Mortensen es sensual, misterioso y algo atemorizante como el amante de Emily.

Basada en la obra de Fredrerick Knott, Dial M for Murder, llevada a la gran pantalla por Alfred Hitchcock en 1954 con el mismo nombre, Crimen Perfecto está lejos de ser una mejor versión de la cinta que una vez fuera protagonizada por Ray Milland, Grace Kelly y Bob Cummings.

Crimen al estilo Hitchcock
El año: 1954. La película: Dial M for Murder, un drama psicológico, enigmático y misterioso. El director: nada más y nada menos que el maestro del suspenso, Alfred Hitchcock. Los actores: Ray Milland, Grace Kelly, Bob Cummings y John Williams.

Implementando el uso de cámaras en 3-D y principalmente un solo set, Hitchcock explora el teorema de cómo y si es posible crear un crimen perfecto, en este caso un asesinato.

Un antiguo campeón del tennis (Milland) casado por conveniencia con una joven de alta sociedad (Kelly), decide ejecutar un plan para matarla y heredar su fortuna, luego de conocer que le ha sido infiel durante algún tiempo. Un plan pensado durante meses, cuidando cada detalle; un proyecto que parece ser perfecto, falla en el último minuto. La esposa se convierte en la asesina y sólo un policía (Williams) con buen olfato es el que logra ver más allá de de su nariz y resolver el enigmático crimen presentado por Hitchcock.

Hitchcock planeó cada escena, cada ángulo de cámara cuidadosamente. Fue en este film que Hitchcock hizo una de sus más famosas citas. Luego de observar una de las secuencias, ordenó que ésta se volviera a filmar. Todo estaba perfecto menos una cosa: el arma asesina. "Las tijeras no brillan" dijo el director. "Tijeras que no brillan son como espárragos sin salsa bearnaise".

En 1954, el gatillo es disparado por medio de una oportuna llamada desde un teléfono público. En 1998 por medio un teléfono celular. Pero no es sólo este detalle el que diferencia a Dial M for Murder de Crimen Perfecto.

Cuando Hitchcock filmó su película, lo hizo respetando casi religiosamente la obra original de Fredrerick Knott y utilizando sólo cámaras en 3-D. El resultado es una mezcla de drama y suspenso filmado en su 90% en un solo set, el apartamento donde se comete el crimen.

En Dial M cada escena e incidente estaban entretejidos unos con otros. Eran eventos singulares y a la vez partes de un todo que en el final ofrecen, no sólo la solución del crimen sino una cinta que es prueba elegante del teorema presentado por Hitchcock. En contraste, Crimen Perfecto es un sucesión de escenas muy buenas, con estilo y movilidad, que buscan impresionar al espectador, pero podrían ser mejores si se apoyaran más unas con otras.

Exito más allá de los genes
Con más de 25 películas en su haber, Michael Douglas es quizás uno de los actores más polifacéticos y cotizados de la industria del cine en Hollywood.

Nacido un 25 de septiembre de 1944 en New Jersey, Estados Unidos, Douglas es hijo del también célebre actor Kirk Douglas. Después de asistir a la Universidad de Santa Bárbara y graduarse en Artes en 1968, Douglas continuó su preparación artística en New York.

Luego de trabajar en algunas obras teatrales y papeles ocasionales en televisión, fue considerado para el papel coprotagónico del detective Steve Keller en la exitosa serie de la década de los setenta, "las Calles de San Francisco".

Alternando con su trabajo en televisión, Douglas encontró el tiempo para crear su compañía productora cinematográfica Big Stick Productions, Ltd. Su primera producción para la gran pantalla fue la cinta "Atrapado sin Salida", que en 1975 fue laureada con 5 premios de la Academia® y se convirtió en una de las películas más taquilleras de ese año.

Otros éxitos producidos por Douglas fueron el Síndrome de China, Línea Mortal, Dos Bribones tras la Esmeralda Perdida y más reciéntemente Contracara y The Rainmaker. Entre producir y protagonizar cintas como A Chorus Line, La Joya del Nilo y Coma, en 1987 su interpretación como el despiadado y maquiavélico Gordon Gekko en Wall Street le sirvió para recibir su segundo Oscar®, esta vez como Actor Principal.

No hay comentarios.: