febrero 27, 1999

Shakespeare in Love - Shakespeare Enamorado

Publicada en 1999.

Enamorados del amor


Escritores: no desesperen. Cuando en algún momento las palabras quedan atrapadas dentro de su mente, permítanse todas las oportunidades posibles. Y recuerden: quizás a Shakespeare también le pasó.


La idea que uno de los autores más grandes de la literatura haya sufrido de un bloqueo tal que no le permitiera trasladar al papel la tragedia romántica más famosa de todos los tiempos es difícil de creer. Pero que fácil es cambiar de opinión luego de ver Shakespeare Apasionado.


Este no es el célebre Shakespeare que conocimos en la universidad. Es un joven escritor con sus dedos llenos de tinta, cuentas que pagar, rivales que vencer y una vida llena de amores prohibidos, nodrizas cómplices, duelos y hasta la aparición ocasional de un fantasma.


Corre el año 1593 bajo el reinado de la regia Elizabeth I. Recién llegado de Strattford, Will ha creado ya cierta reputación como escritor de obras de teatro. Aunque la plaga está en la mente de todos, dos teatros se pelean por su próxima comedia. El problema es que Will se encuentra incapaz de escribir una línea. Incluso el título, "Romeo y Ethel: la Hija del Pirata", no lo convence del todo.


Will tomará ideas de cualquier lugar para despertar nuevamente su don: desde diálogos callejeros, fórmulas de brujos que incluyen brazaletes y musas erróneas, hasta las acertadas ideas de su rival, Christopher Marlowe.


Desanimado, Will se halla en medio de una fiesta cuando su ser entero se tambalea frente a la presencia de Viola de Lesseps.


Aunque Will está casado -su esposa e hijos están en otra ciudad- y Viola está comprometida para casarse con Lord Wessex, nada es obstáculo para que los dos amantes consumen su amor. Atrapados en una pasión tan intensa como condenada, Viola realiza su sueño de actuar en las tablas y Will entierra a Romeo y Ethel mientras su pluma revitalizada inmortaliza la historia de Romeo y Julieta.


Lo que resulta maravilloso es observar a lo largo de esta película como los personajes son prendados por el amor. Amor teatral y amor verdadero chocan hasta confundirse y finalmente ser uno solo.


El director John Madden ha ensamblado una obra que captura el romanticismo y ambiente del siglo XVI, la intriga de su teatro y la opulencia social. El guión de Marc Norman y Tom Stoppard destila ingenio y humor. Juntas comedia y tragedia crean una locura magnífica. El reparto no decepciona en ningún segundo.


Joseph Fiennes es excelente como Shakespeare. No sólo atractivo, es increíblemente talentoso. Proyecta el engreimiento e inseguridades del escritor. Como su musa, Gwyneth Paltrow es luminosa. Junto a ellos, Judi Dench, como la Reina Elizabeth, demuestra lo bien que le va interpretar a la realeza. En el papel del desesperado empresario teatral perseguido por acreedores, Geoffrey Rush nos deslumbra ahora con su talento como comediante. Ben Affleck ejercita sus dotes humorísticas como el vanidoso actor relegado a un pequeño papel. Colin Firth le da vida al clásico villano que no permitirá al amor interponerse en su felicidad. Tom Wilkinson como el patrocinante que al principio sólo piensa en el dinero pero finalmente cae seducido por el teatro es despreciable y luego conmovedor.


Ni hablar del fabuloso diseño de vestuario, fotografía y producción. El trabajo es exquisito y detallado, sin dejar de sugerir el período que representa, complementando la fantasía que escritores, director y actores logran recrear.


Ganadora de 7 premios Oscar, incluyendo Mejor Película, no dejen de ver esta irresistible historia donde Shakespeare hará que amor al arte y amor romántico se transformen uno en otro, como sólo él podría lograrlo.

Cita Inolvidable:
(Disfrazada de Thomas Kent) Viola de Lesseps: Tell me how you love her, Will.
William Shakespeare: Like a sickness and its cure together.

febrero 24, 1999

The Pillow Book

Publicada en 1999.

Placeres de la literatura y la carne

Erotismo, suspenso, romance y la pasión de una joven artista dispuesta a experimentar sus deseos más ocultos. Escrito en la piel, la nueva película del director Peter Greenaway, es una cinta que captura a los espectadores.

Como una televisión que muestra un segundo canal en la esquina de la pantalla, la película utiliza tal efecto para los flashbacks y mostrar paralelamente subtramas en desarrollo. Un estilo utilizado con éxito previamente por Greenaway en "Prospero's Book".

La historia cuenta la vida de una joven japonesa que pasa su vida buscando al amante perfecto. Nagiko es hija de un prestigioso caligrafista japonés. A medida que va creciendo, ella lleva un diario (llamado un cuaderno de cabecera o pillow book) y lo sigue escribiendo, incluso después de irse de casa en un matrimonio fallido.

Nagiko decide continuar los pasos de su padre como caligrafista, además de perseguir una carrera como escritora. A veces se cubre ella misma con poemas y pensamientos. Tal idea es inspirada por la leyenda de una joven japonesa que escribía su propio "pillow book" con historias sobre hechos importantes de su vida, las cuales eran relatadas a Nagiko en su cumpleaños, cuando su padre realizaba el ritual de escribir sobre su cara.

Al convertirse en adulta, su obsesión con tal escritura no sólo se basa en el arte, sino también en lo carnal. Ella desea que su amante escriba sobre su piel. 

Una larga fila de amantes entran y salen de su vida hasta que conoce al cómplice perfecto para esta aventura, Jerome, interpretado por Ewan McGregor (Trainspotting, Shallow Grave). El es el amante perfecto: aprende el arte de escribir sobre la piel al mismo tiempo que es el lienzo para Nagiko plasmar sus sentimientos e ideas.

Es así como un plan premeditado para vender sus libros a un editor se revela a medida que una historia llena de lujuria, arte, amor, fetichismo, celos y venganza se despliega con una gran carga visual y simbólica en la pantalla.

febrero 23, 1999

Saving Private Ryan - Rescatando al Soldado Ryan

Publicada en 1999.


Misión cumplida

Es 6 de junio de 1944. Las Fuerzas Aliadas lanzan la más grande invasión militar en la Playa Omaha, Normandía. Conocido como Día D, una batalla sangrienta se desata, miles de soldados mueren, mientras otros luchan por sobrevivir y llevar a cabo su misión. En medio de los disparos, la tormenta, los gritos y el horror de sentir la muerte detrás de la espalda, un soldado mutilado busca por su brazo perdido y trata de ocultarse de las balas enemigas. El océano pierde su azul tornándose cada vez más rojo. Soldados caídos yacen en la arena junto con los peces, víctimas inocentes de la demencia desatada por los hombres en aquella Segunda Guerra Mundial.

Aproximadamente media hora dura esta secuencia llena de sangre, terror, dolor y angustia.  La cruel realidad salta ante nuestros ojos, gracias a los temblorosos y realistas movimientos de cámara, al sonido que penetra en lo más profundo de la conciencia, a las caras atemorizadas de los soldados y al ambiente con olor a miedo y muerte que se respira durante la batalla.

Con Rescatando al Soldado Ryan, el director Steven Spielberg toca de nuevo el tema de la Segunda Guerra Mundial. Esta vez desde el punto de vista del soldado común.

Durante la invasión en Playa Omaha, el capitán John Miller trata de reunir a todos los soldados que queden vivos en la playa y guiarlos para acabar con las tropas enemigas que están aniquilándolos sin piedad. Una tarea casi suicida que Miller y sus hombres (sus pocos hombres) logran cumplir con éxito. Pero su misión más dura está por venir.

En alguna zona enemiga cercana se encuentra el soldado James Francis Ryan, el menor de una familia de cuatro hermanos. Tres de éstos ya han perdido la vida defendiendo a su patria, y es la decisión del Alto Mando Militar que el soldado Ryan sea devuelto al hogar que tuvo que dejar años atrás.

En manos del capaz capitán Miller cae la tarea de conformar un grupo que encuentre a este joven y lo saque de las garras de la muerte. Sus soldados experimentan sentimientos contradictorios. ¿Por qué la vida de un hombre vale más que las suyas?

Con tal presión tiene que lidiar Miller, quien no sólo siente igual que su pelotón, sino que tiene que ocultar su opinión y ofrecer liderazgo y estabilidad emocional a sus hombres en medio de tal caos. Observarlo comandar a su grupo, mientras se siente tan atemorizado como ellos, es el aspecto más humano de toda la película.

A medida que se inicia la búsqueda, llegamos a conocer el pelotón de Miller. Hombres duros y amargados que muestran su ira en distintas formas: el sargento Horvath, quien obedece sin rechistar todas las órdenes pero las odia en silencio; el soldado Reiben, que utiliza el sarcasmo como mecanismo de defensa; el cabo Upham, un traductor pequeño, débil y cobarde que nunca ha disparado un arma; el soldado Jackson, que besa una cruz y recita pasajes de la Biblia antes de ejecutar a sus enemigos; Wade, un doctor con la muerte estampada en la cara y Mellish, un joven judío que toma la guerra de modo muy personal.

Finalmente encuentran a elusivo Ryan, quien resulta ser un joven testarudo que se niega a abandonar a sus compañeros, incluso conociendo la desgracia que ha caído en su familia. ¿Por qué he de recibir yo tratamiento especial?, se pregunta Ryan, perplejo ante el hecho que se haya enviado un grupo sólo para buscarlo y enviarlo de regreso a casa.

Ante su negativa y la necesidad de reforzar al escuadrón en el que se encuentra Ryan, Miller y sus hombres deciden quedarse con ellos. Quizás sea esta la única manera en que los soldados sientan que la misión que les fue asignada valga la pena.

Y para Ryan, si logra escapar a salvo de tal experiencia, será una carga pesada la que le tocará vivir, consciente que muchos hombres pudieron morir por defender su vida; la duda de saber si valió la pena tal sacrificio lo acompañará hasta el día de su muerte. 

Al final, no es la salvación del soldado Ryan por la que están luchando Miller y sus hombres: es la salvación de sus almas.

Protagonizada por los ganadores del Oscar® Tom Hanks y Matt Damon, además de Tom Sizemore, Edward Burns, Adam Goldberg, Giovanni Ribisi, Jeremy Davies, Barry Pepper y Vin Diesel. Dirigida por Steven Spielberg. Guión de Robert Rodat. Edición de Michael Kahn. Música de John Williams.

Tom Hanks: protagonista 5 estrellas
Como el capitán John Miller, una vez más Tom Hanks demuestra sus cualidades histriónicas en la gran pantalla. Quizás esta sea otra oportunidad para que el actor oriundo de Concord, California, reciba una nueva nominación al Premio de la Academia® (sería su número 4) y de ser posible su tercer premio como Mejor Actor.

A lo largo de su carrera, Tom Hanks ha interpretado diversidad de papeles, dignos de alabanza por los más exigentes críticos. Y a pesar de su rango de gran estrella de Hollywood, Hanks mantiene la misma humildad con la que comenzó a actuar hace más de veinte años. Tom Miller*, productor que le dio su primer chance al interpretar a Kip Wilson en la serie "Bossom Buddies", señala que aún al encontrarse a Hanks en cualquier lugar, lo primero que éste le dice es "Gracias amigo por ayudarme con mi carrera".

Su preparación para el papel de Miller incluyó un campamento militar de 7 días bajo la supervisión de Dale Dye, ex-capitán del Cuerpo de los Marines de los Estados Unidos. Tal entrenamiento consistió en alimentación racionada, prácticas en el campo de batalla, arrastrarse y dormir en el lodo, bajo la lluvia, entrenamiento de armas. En fin, "todo lo necesario para que tuvieran una ligera idea de lo que los hombres sacrificaron para servir a su país y a la causa que defendían", acota Dye*.

La interpretación de Hanks es impecable: su fuerza, su presencia como líder y consumado profesional es lo que permite que los soldados bajo su mando no se desmoronen; pero como hombre y ser humano que es, no es inmune a las consecuencias psicológicas que trae la guerra. En él se manifiestan en el temblor incontrolable de sus manos. A veces parece un niño desorientado, otras un ser que parece haber perdido toda sensibilidad ante el dolor humano.

Si el hecho de haber sido aclamado por sus notables actuaciones en Philadelphia, Forrest Gump y Apollo 13 le sirvió para ser respetado y apreciado internacionalmente, Rescatando al Soldado Ryan lo elevará a un nivel que las palabras no pueden describir*.

* Algunos datos se tomaron de la Revista People y de las notas de producción de Rescatando al Soldado Ryan

De nuevo en el Tope del Mundo
Luego de dos producciones poco apreciadas por el público y la crítica (El Mundo Perdido y Amistad), otra vez Steven Spielberg recuperó el terreno con su más reciente cinta, Rescatando al Soldado Ryan.

Y es que Spielberg es un brillante director; de eso no hay duda; su forma de conceptualizar y plasmar en la pantalla emociones y sentimientos, historias que penetren y dejen huella en la audiencia, es indiscutiblemente única y maravillosa. Su habilidad para hacernos partícipes activos del miedo, del valor y de lo que vivieron los soldados de la Segunda Guerra Mundial, no tiene comparación con nada de lo que se haya realizado anteriormente.

Sólo un gran cineasta como él podría revivir con tal intensidad la devastadora experiencia de la guerra. Sin ir muy lejos, la secuencia que abre el film es una de las más crudas y demoledoras que se hayan hecho jamás. Son casi 30 minutos que al final dejan al espectador con el deseo que acaben lo más pronto posible. Pero Spielberg no se conforma con dejarlo hasta ahí: lo que viene después es tan o más impactante, una montaña rusa de emociones que debaten temas tan controversiales como el deber versus la humanidad.

No toma partidos de uno u otro bando. No es glamoroso al presentarnos a un reparto de personajes amargados e imperfectos, tan comunes como comos seres humanos. Con su estilo único, encuentra una nueva forma de odiar la guerra y honrar a aquellos valientes que dieron sus vidas al pelear por su patria y por sus compañeros.

Dice Spielberg* "Omaha Beach fue una masacre. Una misión torpe y confusa: desde las fuerzas expedicionarias que se dirigían a la playa, hasta la saturación de las bombas que no atinaron a sus objetivos. No quise suavizar esta situación, así que traté de ser tan brutalmente honesto como pude". Y lo fue. Steven Spielberg, de nuevo en el tope del mundo, logró su misión.

*Cita tomada de la Revista American Cinematographer.
 
Cita Inolvidable:
Captain Miller: I just know that with every man I kill, the farther away from home I feel.

febrero 22, 1999

10 Things I Hate About You - 10 Cosas que Odio de Ti

Publicada en 1999.
 
Fierecillas de los 90
 

Tal como la Emma de Jane Austen fue transformada en la comedia Clueless o la obra de Choderlos de Laclos, Relaciones Peligrosas se metamorfoseó en Juegos Sexuales, 10 Cosas que Odio de Ti es de hecho la historia de William Shakespeare La Fierecilla Domada, transferida a la década de los noventa en una escuela de Seattle.

Las hermanas Stratford, Bianca (Larisa Oleinyk) y Kat (Julia Stiles), han llegado a un momento crucial en sus vidas. Su padre está obsesionado con los embarazos adolescentes, no permitirá que Bianca salga con chicos hasta que su hermana mayor lo haga. El problema es que Kat es una malhumorada que desprecia el ritual de las citas, así como cualquier candidato potencial a novio.

Cameron (Joseph Gordon-Lewitt), uno de los pretendientes de Bianca, urdirá un plan para que Kat caiga lánguida a los pies de Patrick (Heath Ledger), un chico que aceptará a salir con ella si le ofrecen suficiente dinero para lidiar con la peculiar fierecilla. De una ú otra manera Kat y Patrick se entienden, y los planes de Cameron con Bianca toman giros inesperados.

Exhibiendo una narrativa confiada, las guionistas de 10 Cosas... y su director logran un trabajo notable con este filme, al darle un giro fresco a las convenciones básicas de las comedias adolescentes. Sus intérpretes emiten credibilidad al reflejar emociones y motivaciones típicas de la juventud. Es una comedia inesperadamente buena que merece ser vista, no sólo por su audiencia clave.

febrero 18, 1999

La Vida Es Bella

Publicada en 1999.


El sabio (o tonto) que descubrió que la vida es bella

La vida tiene momentos maravillosos.

Pero, ¿qué sucede cuando la tragedia toca nuestra puerta y se queda sin invitación? ¿Hace su presencia disminuir nuestro anhelo y esperanza de recuperar aquello que una vez nos hizo sentir tan plenos y felices? La respuesta del realizador italiano Roberto Benigni no podría ser más entusiasta y abrumadora en su premiada cinta, La Vida es Bella.

Vivir tu existencia a plenitud, aprovechando todas las oportunidades, permitiendo al corazón ser el guía, y no pensar que los sueños son sólo ideas tontas; ignorar el mal que yace en el alma de otras personas y buscar en cada detalle ese toque de magia que nos hace darnos cuenta lo afortunados que somos. ¿Podría todo esto ser verdad? 

En los años previos a la Segunda Guerra Mundial, el destino de algunas vidas está a punto de cambiar con la llegada al pueblo toscano de Arrezzo de Guido y su amigo Ferruccio. Guido (Benigni) es un hombre jovial, con la inocencia de un niño y lleno de sueños. Poseer una librería y conquistar el corazón de una joven maestra lo hacen vivir situaciones tan disparatadas y graciosas, que harían pensar al más serio de los hombres: "es absurdo, no hay manera de lograrlo".


Pero lo logra.

Con el paso del tiempo, no sólo Guido es dueño de su librería, también se casa con su amada Dora, y tienen un pequeño, Giosué. Y el cuento de hadas se ve amenazado por la presencia de tropas militares anti-semitas. Lo inevitable ocurre: meses antes de finalizar la guerra, él y su familia son enviados a un campo de concentración.

Enfrentar esta prueba no derrumba el espíritu infatigable de Guido.

Desde las situaciones más ridículas y tontas, hasta las más dolorosas, esta cinta se las arregla para mantener un tono optimista. La habilidad del humor para hacernos olvidar lo peor, la capacidad de imaginar una historia que proteja a un ser amado, son terrenos explorados en La Vida es Bella.

Esta es una cinta para meditar que quizás los momentos duros sacan a flote las mejores cualidades de las personas que los viven, haciéndolos percatarse de fortalezas ocultas o ignoradas. O tal vez los pueden desmoronar y dejarlos sin un singular motivo para retomar sus vidas.

Quizas se trate de negación o una demostración inusual y admirable de fortaleza. Simplemente pienso que la vida es bella, y también lo es esta película.

febrero 01, 1999

Forces of Nature - Fuerzas de la Naturaleza

Publicada en 1999.


Naturaleza contra destino

Ben y Bridget están a sólo tres días de su matrimonio y no pueden estar más felices. Pero las fuerzas de la naturaleza están a punto de tambalear los planes perfectos de la pareja cuando aparezca en escena un desastre natural llamado Sarah Lewis.

Accidentes aéreos, huracanes, incendios, lluvia con granizo y cualquier otro accidente natural y humano serán el marco para que las situaciones más bizarras y graciosas sucedan una tras otra, mientras Ben y Sarah se ven unidos por la adversidad.

Si Ben puede sobrevivir a su encuentro con la siempre impredecible Sarah, su matrimonio quizás se vea favorecido; pero si sucumbe a su encanto abrumador y atractivo físico, el matrimonio puede pasar a ser su última prioridad.

Fuerzas de la Naturaleza es una comedia con dos estrellas atractivas. Sandra Bullock regresa con un papel colorido y exhuberante que pone en relieve su versatilidad como intérprete. Ben Affleck, como el convencional y poco aventurero Ben es menos interesante.

La cinematografía y dirección artística merecen un reconocimiento especial. El trabajo logrado con efectos y colores logran una textura y un ambiente que ayudan obviamente a la historia que se está narrando en pantalla. 

La oportunidad de cambiar nuestra vida repentinamente parece estar latente siempre, incluso cuando creemos tener control sobre todo, un plan perfecto que nos garantizará la felicidad. Quizás sea la naturaleza, quizás sea el destino.