junio 30, 1999

El Piso 13 - The Thirteenth Floor

Publicada en 1999.

Hipótesis de la realidad

En los últimos tiempos, la pantalla cinematográfica ha sido visitada por un grupo de cintas que han sido elaboradas sobre una noción controversial: ¿Qué es la realidad? Los títulos incluyen Ciudad en Tinieblas (Dark City), que presenta la idea de memorias implantadas, El Show de Truman (The Truman Show), con un estudio de T.V. disfrazado como el mundo real y reciéntemente Matrix (The Matrix), donde nuestro mundo es sólo una ilusión virtual sembrada en la mente para evitar que nos enteremos de una verdad cruel: que somos baterías para computadoras.

Ahora podemos agregar a la lista El Piso Trece (The Thirteenth Floor), un suspenso matizado con una capa de ciencia-ficción donde los protagonistas son programadores de software que han creado un mundo virtual -una recreación de la ciudad de Los Angeles en el año 1937-, llena de "unidades" o simulaciones computarizadas de seres humanos que resultan ser más humanos de lo que sus creadores jamás imaginaron.

El cerebro detrás del universo simulado es Hannon Fuller. Cuando éste es brutalmente asesinado, toda la evidencia apunta a Douglas Hall, su amigo y colega.

Para aclarar su participación en el crimen, Douglas se ve obligado a conectarse al mundo virtual y rastrear ahí un mensaje que Fuller le dejó, y que es la clave que puede explicar su inesperada muerte. Al final, Douglas encontrará la respuesta a todos los misteriosos acontecimientos, pero mientras los mismos se revelan, el mayor descubrimiento que hará tendrá que ver con su propia realidad.

El Piso Trece guarda bajo sus cimientos unas cuantas sorpresas y es cándida hasta ciertos puntos, pero lo suficientemente meritoria como para permitirnos un momento de reflexión cuando finaliza la cinta, y tener un instante de duda sobre nuestro propio mundo. ¿Es esta en verdad la realidad? ¿Quién lo asegura?

Si Descartes estuviera vivo, ciertamente él no tendría duda alguna. El epígrafe que usa El Piso Trece en su secuencia de apertura es la famosa cita que el filósofo utilizó para justificar su propia existencia: "Pienso, luego existo". Muchos de los personajes del fatídico piso 13 sienten, juzgan, consideran. Eso, por lo tanto, quiere decir, de acuerdo a las palabras de Descartes que ¿son?

No hay comentarios.: