Ir al contenido principal

Fight Club - El Club de la Pelea

Publicada en 1999.


Un verdadero K.O.


Muchos pensarán sólo por haber visto el avance del Club de la Pelea, que es una historia protagonizada por Brad Pitt y Edward Norton de machos matándose a golpes para probar que están vivos. Pero la verdad, eso sólo es parte del paquete.

El Club de la Pelea es una saga oscura y nihilista sobre la vida de los hombres comunes y corrientes a punto de iniciar el siglo XXI. Un gancho derecho directo a la conciencia. Un llamado a despertar a la realidad.

Norton sirve como narrador no identificado de la historia: él es un tipo cualquiera, con un trabajo insignificante, inmerso en el aburrimiento, hambriento de estatus, hasta que conoce a Tyler Durhem, un tipo que vive para asombrar a otros.

Todo en Durhem es inusual: su vestimenta, su manera descarada de decir las cosas, su afición por buscar peleas. No tarda mucho en arrastrar al narrador a uno de sus pugilatos y fundar El Club de la Pelea, donde el requisito para pertenecer es no hablar sobre El Club de la Pelea.

Cuando ya pelear no es suficiente, no sacia el hambre de autodestrucción, el club comienza a prepararse para una meta mayor: aniquilar a la humanidad. Y entonces las relaciones de Tyler y nuestro narrador se agrietan.

Edward Norton y Brad Pitt desaparecen tras sus personajes. Pitt es convincente como el carismático Tyler; Norton, siempre magnífico, halla la forma de exudar su confusión y cólera a pesar de lo templado que resulta su personaje. La dirección de David Fincher es una danza de golpes perfectamente combinados hasta darnos el Knock Out final.

Al tiempo que Pitt y Norton tratan de ver cuál le rompe primero la nariz al otro, El Club de la Pelea deja salir a la superficie su crítica punzo penetrante a la codicia, al derroche de la sociedad consumista, a las actitudes ególatras y la naturaleza violenta del hombre.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

King Kong

El director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, rinde tributo a su película favorita, King Kong. Efectos espectaculares y una aventura singular hacen del remake de King Kong un éxito en su género.
Adaptada de la historia original y desarrollada en los años 30, el nuevo Kong expande su leyenda con detalles sobre la Depresión, Broadway y el mundo del Vaudeville.
El resultado es una película deslumbrante pero larguísima. Tres horas y siete minutos nos proveen con los más impresionantes efectos. Y aunque no decepciona visualmente, King Kong no es perfecta.
En mi opinión Jack Black y Adrien Brody están catastróficamente mal seleccionados. El primero parece no escapar de sus artimañas de comediante, y el segundo es simplemente deprimente. Tres actuaciones le dan a King Kong la calidez y el corazón necesarios para compensar esta debilidad, incluyendo a Naomi Watts como la rompecorazones Ann y Jamie Bell como el dulce y extraño Jimmie.
La tercera actuación es el propio Kong, un personaje…

Mi Villano Favorito - Despicable Me

La competencia en el género animado se volvió un poquitín mas interesante con la nueva propuesta de Illumination Entertainment, Mi Villano Favorito (creo que me gusta más su nombre original, Despicable Me).  Gracias al toque modernista que la casa de animación francesa Mac Guff Ligne le imprimió a su diseño de imagen, este es un filme que no se ve como otros, un rasgo refrescante y muy apreciado.
La cinta nos introduce a Gru, un villano desagradable que es capaz de congelar personas para adelantarse en la cola de la cafetería. La vida de Gru se concentra en urdir una canallada tras otra, con el objetivo de lograr ser reconocido como el Villano Más Grande del Mundo y ganar el respeto de su madre.  Desde el sótano de su casa -especie de laboratorio siniestro- Gru fragua con su fiel Dr. Nefario y los Miniones (esos marshmallows amarillos con lentes y bragas azules) cada una de sus trastadas. Pero sus planes son saboteados cuando otro villano llamado Vector entra en escena y amenaza con r…

The Fantastic Four - Los 4 Fantásticos

Héroes fantásticos, película mediocre

Los 4 Fantásticos son la última apuesta de los héroes de Marvel en dar el salto a la gran pantalla. Protagonizada por Ioan Gruduff, Jessica Alba, Chris Evans, Julian McMahon y Michael Chiklis, es también desafortunadamente otra película ruidosa, con muchos efectos y una historia blanda.
Divertida para ver, pero tan irrelevante como un cabello en el piso.
La primera hora de la película es pura diversión, entre el accidente que deja a los 4 con sus poderes y éstos aprendiendo a usarlos y quejándose de sus nuevos cambios. El verdadero desastre viene después, con las explosiones, las destrucciones de puentes, autopistas y cuanta infraestructura soporte las catástrofes que suceden una tras otra. Las actuaciones no son nada del otro mundo, con excepción de Michael Chiklis como la Mole, cuyo personaje es el mejor explotado, al menos emocionalmente hablando.
Pero si quieren un consejo, para ver superhéroes de verdad fantásticos, alquilen Los Increíbles.