febrero 22, 2000

American Beauty - Belleza Americana

Publicada en el 2000. Ganadora del Oscar a la Mejor Película.


La caída del sueño americano

Todos lo buscan desesperadamente. Encontrar la pareja perfecta. Un matrimonio estable, una familia, una casa bonita en un suburbio. Un trabajo que brinde comodidad, seguridad, lujos y caprichos. Una vida perfecta. El sueño americano.

Y sin embargo, para Lester, Carolyn y Jane Burham, el sueño americano es un fraude. Los Burham están frustrados, aburridos. Lester admite sentirse como un fracasado. Carolyn no lo haría en un millón de años. Jane no ve la hora de irse de casa.

Rutina. Vacio. Aburrimiento. Así es la vida en la casa Burham, hasta que Jane le presenta a sus padres a Angela, su amiga del colegio y Lester obtiene un motivo para tomarle gusto a la vida.

Angela se transforma en el objeto de fantasías tan fuertes que convierten a Lester en un hombre diferente. Una crisis lo asalta, asustando y escandalizando a su esposa e hija. Nada lo puede detener.

Belleza Americana nos dice que no hay nada peor que lo "ordinario". ¿Y qué es ordinario? ¿Un ex militar que desprecia a los homosexuales? ¿Escuchar música de consultorio dental mientras cenamos? ¿La joven que usa su apariencia para crear una imagen de diosa, cuando en realidad, es otra adolescente temerosa? Belleza Americana se atreve a explorar el significado de la belleza a través de los ojos de sus personajes.

Annette Bening es sensacional como Carolyn, la esposa amargada que seduce, adula, tropieza y llora por aferrarse a la respetabilidad. Thora Birch, Mena Suvari y Wes Bentley brillan con luz propia como Jane, Angela y Ricky.

Pero la película es sin vacilaciones de Kevin Spacey. Su Lester es como muchos hombres que andan por ahí, y sin embargo, Spacey lo hace único, auténtico. Un ícono trágico del hombre americano.

El cambio de Lester no es simplemente una crisis de mediana edad, sino una revelación de que existe en la vida mucho más de lo que él ha obtenido de ella. Y como el propio Lester se dará cuenta, él quizás no sea un perdedor, pero ya es demasiado tarde para ganar.

No hay comentarios.: