febrero 17, 2000

The Cider House Rules - Las Reglas de la Vida

Publicada en el 2000.
Aprendiendo a vivir

"Buenas noches, príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra", susurra suevemente el Dr. William Larch todas las noches a los niños antes de acostarlos, pues él es el cuidador de muchos y figura paterna en el orfanato de St. Cloud, donde algunos de los niños abandonados crecen sin encontrar un hogar. Tal es el caso de Homer Wells, un chico a quien el Dr. Larch aprecia muchísimo y toma bajo su tutela, enseñándole todo sobre medicina hasta el punto de convertirlo en un talentoso doctor sin licencia.

Pero St. Cloud no solo es centro de adopción, sino también un destino seguro para mujeres buscando un aborto. Aunque es una actividad ilegal, el Dr. Larch está a favor de la misma y su disposición es igualmente fuerte tanto para traer una nueva vida al mundo como para evitarla. Homer como ayudante fiel respeta su filosofía, aunque no comparte ciertos criterios morales con el buen doctor, pero su cariño y cuidados lo mantienen junto a Larch, mientras resiste el destino que le ha sido planificado.

Llegado el momento, Homer siente la necesidad de ver el mundo con sus propios ojos y experimentar la vida fuera de St. Cloud. Es así como comienza su descubrimiento de las reglas de la vida. 

Homer no va muy lejos de casa, pero impone la distancia suficiente como para desarrollar una vida propia. Conoce el amor, la risa, y también la dura realidad que choca drásticamente con los altos ideales que podía alimentar en su pequeño santuario de St. Cloud. 

Las Reglas de la Vida, dirigida con gran belleza por Lasse Hallström, es una cinta sentimental; un poco predecible, pero nunca en un tono que disminuya el agridulce despertar de su protagonista a la vida. 

A través de ciertas circunstancias, Homer aprende que  en la vida ciertas reglas aplican y otras no, aunque estén colgadas en una pared o residan en las morales que gobiernan nuestra razón. Esa es su lección más grande, mientras se convierte en hombre: las reglas de nuestras vidas tenemos que hacerlas nosotros mismos, las existentes, muchas veces hay que romperlas o doblegarlas a nuestra conveniencia. 
 
Adaptado del bestseller de John Irving , Las Reglas de la Vida es un filme maduro, con personajes maravillosos, imperfectos, pero con una sensibilidad nunca condescendiente.

Esta es una historia sobre sueños, expectativas y los caminos hacia la madurez. Homer inicia su viaje de autodescubrimiento infestado de excitación, de hambre por vivir, y los caminos que toma, están llenos de realidad, de ironía y la sensación de haber escogido, como en el poema de Robert Frost, el camino menos transitado.

No hay comentarios.: