junio 19, 2000

Billy Elliot

Publicada en el 2000.


Baile prohibido
 

Cualquier persona que haya escogido en su vida el camino creativo sabe de las amarguras y oposiciones que ese estilo de vida puede generar, así provengan de nuestra familia. Como adultos, lidiamos con las circunstancias de la mejor manera posible, bien sea ignorando a quienes no nos tienen fé o convenciéndolos de que nuestras habilidades también son valiosas en el mundo.

¿Pero qué pasa cuando eres un chico de once años viviendo en un pueblo de mineros, con amor por la danza y no por el boxeo? Si eres Billy Elliot, no le dices nada a tu familia y asistes a clases secretas de baile con el dinero que tu padre te da para las lecciones de boxeo.

Billy Elliot es una maravillosa película que trata de reafirmarnos la idea de que los sueños pueden hacerse realidad si uno tiene el valor no sólo de perseguirlos, sino también de hacer entender a quienes amamos lo importante que son para nuestra vida.

Ambientada en medio de una huelga de mineros que sacudió a la Inglaterra de Margaret Thacher en los años ochenta, la historia nos narra la lucha de una familia de condiciones humildes que ha centrado todas sus esperanzas en que el joven Billy se convierta en boxeador. A pesar de que su padre fue en el pasado un renombrado pugilista, Billy no está muy entusiasmado con la idea de colocarse los guantes y aprender ganchos y knockouts.

En medio de las lecciones, una escuela de danza se muda al gimnasio donde Billy entrena.
Un vistazo a las niñas con sus leotardos, tutús y zapatillas de ballet, y el chico está más que deslumbrado. Cuando ingenuamente insinúa que le gustaría tomar algunas clases a su padre y hermano, la respuesta iracunda y negativa de ambos no se hace esperar. Así, Billy comienza a asistir a las clases en secreto. Pero ¿cuánto tiempo puede pasar antes que este secreto sea público?

En un mundo lleno de cinismo y crueldad, la historia de Billy Elliot resulta un poderoso catalizador para despertar a la esperanza. Lo que hace a esta película tan impactante y conmovedora es la manera como nos sugiere sus conceptos, en vez de expresarlos directamente: como dejamos atrás el mundo ideal de nuestra niñez mientras nos convertimos en adultos y las lecciones duras que aprendemos a lo largo del camino.

Jamie Bell sacará las lágrimas del más duro con su actuación, bien sea bailando, sufriendo el rechazo y la ira de su padre, o soportando la presión de su maestra de danza. Gary Lewis da una interpretación memorable como el padre de Billy, un hombre rudo y sencillo que sufre una transformación fantástica mientras pasa de ser escéptico a ser aliado. Julie Walters entrega lo mejor como la estricta y maternal Sra. Wilkinson.

Billy Elliot, incluso bailando, los dejará fuera de combate.

junio 18, 2000

Misión Imposible 2

Públicada en el 2000.


El último héroe de acción


La misión, si deciden aceptarla, es ver Misión Imposible 2, disfrutar del atractivo reparto internacional mientras se dejan deslumbrar por las secuencias de acción, capturadas en 120 minutos de entretenimiento en su forma más clásica.

Tom Cruise regresa con un nuevo look, más atractivo y confiado en su segunda interpretación de Ethan Hunt, quien salva el día, a la chica y por supuesto al mundo entero.

Hunt será nuevamente el líder de su equipo IMF en una misión para conseguir y destruir un virus mortal antes que caiga en las manos equivocadas. Con ayuda del genio de la informática, Luther Stickwell, el target de Hunt es el ex agente Sean Ambrose y sus seguidores, quien sin duda, son las "manos equivocadas". Como parte del plan, Hunt tiene que reclutar a la ex novia de Ambrose, Nyah Hall, para que sirva como carnada en la operación.

M-I: 2 es escapismo puro con sabor internacional, tanto en términos de reparto como de locaciones. El escritor Robert Towne ha construído un guión que ensambla una mezcla de personajes con acentos de Estados Unidos, Europa, Inglaterra, Africa y Australia.

Tratando de ser superior a su predecesora de 1996, MI:2 no es perfecta. En ciertos momentos, su trama se tambalea un poco y pierde fuerza.

Pero entonces Tom Cruise aparece con sus lentes oscuros cruzando llamaradas gigantescas de fuego en una motocicleta, persiguiendo a un villano a través de los hermosos paisajes de Sidney, Australia, en medio de disparos y autos que explotan por doquier. La cacería está en la cúspide, la adrenalina en su máximo punto, y una está demasiado divertida para preocuparse de tramas débiles o definiciones de clichés.

junio 14, 2000

Frequency -Desafío al Tiempo

Publicada en el 2000.


Sintonía en el tiempo

Es octubre de 1969 las luces de la aureola boreal iluminan como nunca los cielos de Queens mientras los Mets de New York juegan en la Serie Mundial. Frank Sullivan, bombero de profesión, es el esposo devoto de Julia y un padre ejemplar para Johnny. La vida parece maravillosa.

En 1999 Johnny se ha convertido en policía, y su vida es un oscuro y triste callejón sin salida. Una noche, al acercarse el 30 aniversario de la muerte de su padre, Johnny se encuentra casualmente jugueteando con un radio aficionado cuando una voz familiar comienza a hablarle: ¿será posible que Johnny esté hablando con su padre, quien se encuentra todavía vivo treinta años atrás en el tiempo? 

Una vez superada la sorpresa, padre e hijo se ponen al día sobre los eventos ocurridos en los años transcurridos, cuando Johnny se percata de que esta es una oportunidad única para advertir a su padre sobre el accidente que le costó la vida.

Pero las consecuencias que trae la manipulación del destino no se hacen esperar. El cambio del pasado causa trágicos eventos en el futuro. Ahora Frank y John tienen que inventar una nueva historia para evitar dolor y sufrimiento a sus seres queridos.

El concepto detrás de Desafío al Tiempo es interesante. La idea de que el tiempo no es lineal, que es un estado fluído donde los eventos pueden ser manipulados es fascinante. El solo hecho de pensar en que exista tal posibilidad desplomaría nuestra concepción actual del universo y sus leyes.

Pareciera que todos soñamos con cambiar el pasado. El deseo humano de vencer al tiempo es universal. Poseídos por la idea de viajar en el tiempo, director y guionista ponen en contacto pasado y presente, hasta que los acontecimientos coliden y se solapan unos con otros. Ayer y hoy se transforman mutuamente, la realidad cambia, no es definitiva.