septiembre 14, 2000

The Whole Nine Yards - Un Vecino Peligroso

Publicada en el 2000.

Mafiosos y fugitivos

¿Sabe cuántas personas quisieran verlo muerto,? Quizás se sorprendería al conocer que muchas de esas personas están muy cerca de usted. Nicholas "Oz" Oseransky (Matthew Perry) está a punto de descubrir quiénes desean eliminarlo de la faz de la tierra.

Un dentista amable que vive en un suburbio tranquilo de Montreal, Oz está casado con una chupasangre llamada Sophie que le hace la vida imposible.

Para completar su infernal existencia, a la casa de sus vecinos se muda Jimmy "Tulipán" Tudeski, un famoso asesino perteneciente a la mafia de Chicago, que está huyendo del mafioso húngaro Janni Gogolak luego de traicionarlo. 

Viendo una oportunidad para sacar dinero, Sophie envía a Oz a Chicago para que revele a los jefes de la mafia el paradero de Jimmy, y contrata un sicario para aniquilar a Oz tan pronto como regrese a casa. Mientras Gogolak tiene un plan propio para deshacerse de Jimmy, éste también trama algo para acabar de una vez por todas las amenazas contra su vida. Sin contar a Frankie Figs, un asesino que llega y nadie sabe a quién planea matar...

Todos contra todos parece el lema de la nueva comedia de Warner Brothers, Un Vecino Peligroso. Graciosa y exageradamente infestada de subtramas, la película está llena de tantos giros que a veces aplastan su ritmo.

Matthew Perry destila humor paranoide. Bruce Willis entrega una actuación de bajo perfil pero sumamente divertida como Jimmy "El Tulipán" Tudeski, brillando mientras los absurdos revolotean a su alrrededor. Sus líneas son las mejores del guión y su desquiciado sentido de moralidad nos hace congraciarnos con su personaje. Amanda Peet, Kevin Pollack y Michael Clarke Duncan tienen la oportunidad de mostrar sus talentos humorísticos.

Un Vecino Peligroso es una de esas películas tan absurdas que algún intento por tomarlas en serio solo resultará en decepción. Es un film hecho para un fin único: las risas fáciles mientras pasamos un rato entetenido sin mayor pretensión.

No hay comentarios.: