marzo 12, 2001

Chocolate

Publicada en el 2001.


Dulce tentación que libera
 

Seduce, crea pasiones y lleva al pecado. Con semejante descripción, ¿quién se puede resistir a un pedacito aunque sea mínimo de tan irresistible tentación?

De la pluma de Joanne Harris nació una historia pícara llamada Chocolate, llevada a la gran pantalla por el director Lasse Halström (Las Reglas de la Vida), y protagonizada por Juliette Binoche, Judi Dench, Carrie-Ann Moss, Lena Olin, Johnny Depp, Alfred Molina y Victoire Thivisol.

En la pequeña villa francesa de Lansquenet, de moral estricta y ambiente pacífico, una guerra entre la tradición y el cambio está a punto de explotar. Mientras los vientos del norte toman otro rumbo y anuncian el inicio de la cuaresma, Vianne Rocher y su hija Anouk llegan a Lansquenet para hacerse cargo de una tienda abandonada y convertirla en una chocolatería.

Vianne crea deliciosas confecciones que son percibidas por el alcalde de la villa como amenazas contra la moral y la tradición. Y en efecto, sus chocolates tienen el poder de liberar los sentimientos y emociones reprimidas de aquellos que los prueban.

Esta es una fábula sobre cómo el disfrute de los placeres de la vida puede cambiar por completo a una persona, una relación, una ciudad entera incluso. Combinación intoxicante de humor, drama, sensualidad y magia, todos mezclados perfectamente en una historia que si bien tiene toques de fantasía, también posee la pizca suficiente de realidad para interesarnos por sus personajes y los temas que se tocan. La verdad y la honestidad batallan contra el dogamtismo y la hipocrecía.

Desde la siempre cálida Juliette Binoche como la liberal Vianne, hasta el antipático Alfred Molina como el alcalde Reynaud, el reparto entero nos entrega actuaciones divinas. Judi Dench, siempre magistral, roba todas las escenas con su Armande, Lena Olin es devastadora como Josephine, Johnny Depp es misterioso y encantador como Roux y la pequeña Victoire Thivisol nos roba el corazón como la hija de Vianne, Anouk.

Al igual que en Las Reglas de la Vida, Lasse Halström nos transporta a otro lugar y época, haciéndonos parte del mundo singular de Lansquenet y la vida de sus habitantes. "Para mi Chocolate trata sobre el constante conflicto vital entre la tradición y el cambio, la intolerancia y las consecuencias que resultan cuando no se le permite a la gente vivir sus propias vidas y tener sus creencias".

Traduciendo las palabras de Halström: el chocolate es bueno, el amor es maravilloso, el sexo es divertido y los amigos son tesoros. ¿Quién puede discutir con eso?