septiembre 28, 2001

The Others - Los Otros

Publicada en el 2001.

Fantasmas sin sexto sentido

Una nueva variación de la clásica historia de fantasmas -una casa embrujada, solitaria y espeluzante-, regresa a la pantalla grande gracias a los excelentes oficios del director Alejandro Amenabar.

Nicole Kidman es Grace, madre de Anne y Nicolás, quienes viven en un caserón aislado en una isla del Canal de la Mancha. El año es 1945 y el esposo de Grace está luchando contra los nazis en los días finales de la Segunda Guerra Mundial.

La cinta se inicia cuando Grace recibe a tres sirvientes -un ama de llaves, un jardinero y una criada- que la ayudarán a llevar la mansión. Sus sirvientes previos se fueron todos; no sabemos porqué.

Grace le da pocas instrucciones a los sirvientes, pero la más importante es la necesidad de cerrar con llave las puertas cada vez que cambien de habitación. Al parecer, sus hijos  padecen de una condición peculiar que no les permite recibir rayos de sol.

Así, los niños viven enclaustrados, rodeados de sombras y candelabros. Su madre los instruye, y muchas de sus enseñanzas dependen principalmente de valores religiosos.

Nicholas y especialmente Anna sienten la presencia de otros seres fantasmales y sus acciones -puertas y ventanas que se abren solas, pianos que suenan sin que nadie los toque-. Al principio Grace es escéptica y no cree las historias de los pequeños, pero pasa poco tiempo antes de que se convenza de la realidad.

Gótico y pavoroso, Los Otros es un thriller que se afinca en crear una atmósfera oscura. Apoyada en las caracterizaciones de sus actores y en un guión de primera mano, este film no cuenta con los efectos especiales y la edición acelerada que suelen definir a las cintas de terror actuales. Amenabar ha construido una pieza sobrenatural que provoca gran angustia.

Nicole Kidman realiza una actuación fantástica como la madre rígida y frustrante, tratando constantemente de mantenerse en control de sus emociones y dar una explicación lógica a todos los hechos incomprensibles que ocurren ante sus ojos hasta que es forzada a aceptar la destrucción todas sus creencias y valores.

Los niños son igualmente memorables en sus roles. Ellos, junto a Kidman, nos hacen temer por lo que se esconde detrás de cada puerta cerrada. Por las sombras que deambulan en la mansión y los secretos que esconden sus pasillos.

Y es finalmente cuando es revelado un final sorpresivo que Los Otros nos aplasta con su peso, haciéndonos abandonar la sala de cine rememorando cada pasaje de este maravilloso trabajo.

septiembre 06, 2001

Spy Kids - Miniespías

Publicada en el 2001.


Los Nuevos 007


No visten de smoking, no toman martinis, no dejan una estela de corazones rotos a su paso.
Los nuevos agentes 007 no pasan de los 12 años de edad. Sus nombres son Carmen y Juni Cortéz.

Hijos de los superagentes Ingrid y Gregorio Cortéz, estos miniespías son los protagonistas de una aventura familiar escrita y dirigida por Robert Rodríguez (Desperado, El Mariachi, La Facultad).

Juni y Carmen no son chicos extraordinarios. Son una típica pareja de hermanos que asisten regularmente al colegio, hacen su tarea, pelean y consideran a sus padres unos aburridos. Jamás sospecharían que éstos fueron en otra época los mejores agentes secretos del mundo entero.

Cuando Gregorio e Ingrid son secuestrados por Fegan Floop, el animador de un programa de TV para niños, queda en manos de Juni y Carmen la salvación de sus padres y el mundo entero.

Apoyados por dos amigos de sus padres llamados Félix Gumm y Machete, y armados con accesorios de tecnología avanzada -naves mágicas, lentes computarizados-, Carmen y Juni recorren el mundo tratando de evadir a los "pulgares" y niños robot que han sido enviados por Floop para detenerlos.

Miniespías resulta ser una divertida experiencia cinematográfica. Robert Rodríguez demuestra con este film su talento y creatividad como escritor y cineasta, llevándonos a un mundo de fantasía con el ritmo de una película de acción y la fastuosidad visual de una cinta animada.

Antonio Banderas y Carla Gugino encabezan el reparto como los espías retirados embarcados en su misión más importante: la paternidad. Alan Cumming interpreta a Floop con un deje maquiavélico que recuerda a Willy Wonka. Mientras tanto, el dúo dinámico interpretado por Alexa Vega y Daryl Sabara conquistan con su simpatía y la sinceridad con la que reflejan sus relaciones franternales, una mezcla entre amor y fastidio
 
Los efectos especiales son bien empleados. Rodríguez no abusa de ellos al mantener fluidez en la acción sin opacar el foco principal del film, la familia.