Ir al contenido principal

Spy Game - Juegos de Espías

Publicada en el 2001.


Juegos peligrosos


Espiar es un juego y es un juego sin límites, despiadado, que puede generar mucha crueldad y cinismo. Un montón de personas entrenadas en las artes de la decepción y la traición. Y en ese momento, ¿en quién se puede confiar?

Para Nathan Muir (Robert Redford) la respuesta está clara. En nadie. Muir es un veterano astuto del espionaje internacional. A sólo 24 horas de su retiro de la CIA, él tendrá que enfrentar su misión más difícil: Tom Bishop (Brad Pitt), su pupilo y ex protegido, ha sido arrestado en una prisión china y será ejecutado en 24 horas. Conflictos dipomáticos y de comercio se interpondrán en un posible rescate de Bishop; por ello, la CIA está buscando excusas para no salvarlo y Nathan tendrá que involucrarse por última vez en el peligroso juego del espionaje para recatar a Bishop de una muerte segura.

La verdadera historia en este thriller es la creación y educación de Bishop como espía y la relación con su tutor. Tom y Nathan no son únicamente mentor y pupilo; son casi el mismo reflejo ante un espejo.

El director Tony Scott hace uso de su acostumbrado estilo y ritmo visual para darle a cada uno de los escenarios una atmósfera hiperkinética. El ritmo del film, aunque narrado casi por completo en flashbacks y recuerdos, se las arregla para mantenernos enganchados a la historia.

Inteligente pero anticlimático en su desenlace, Juegos de Espías aplica las reglas para lograr su efectividad. Más que nada, tiene un gran actor de protagonista que es la voz de la razón, que juega con las personas como si estuvieran en su propio tablero de ajedrez. Sin salir de los cuarteles de la CIA, Nathan Muir tiene más acción de la que nosotros podemos esperar. Porque para él, el juego está en la mente.

Comentarios

dhd dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Entradas más populares de este blog

King Kong

El director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, rinde tributo a su película favorita, King Kong. Efectos espectaculares y una aventura singular hacen del remake de King Kong un éxito en su género.
Adaptada de la historia original y desarrollada en los años 30, el nuevo Kong expande su leyenda con detalles sobre la Depresión, Broadway y el mundo del Vaudeville.
El resultado es una película deslumbrante pero larguísima. Tres horas y siete minutos nos proveen con los más impresionantes efectos. Y aunque no decepciona visualmente, King Kong no es perfecta.
En mi opinión Jack Black y Adrien Brody están catastróficamente mal seleccionados. El primero parece no escapar de sus artimañas de comediante, y el segundo es simplemente deprimente. Tres actuaciones le dan a King Kong la calidez y el corazón necesarios para compensar esta debilidad, incluyendo a Naomi Watts como la rompecorazones Ann y Jamie Bell como el dulce y extraño Jimmie.
La tercera actuación es el propio Kong, un personaje…

Mi Villano Favorito - Despicable Me

La competencia en el género animado se volvió un poquitín mas interesante con la nueva propuesta de Illumination Entertainment, Mi Villano Favorito (creo que me gusta más su nombre original, Despicable Me).  Gracias al toque modernista que la casa de animación francesa Mac Guff Ligne le imprimió a su diseño de imagen, este es un filme que no se ve como otros, un rasgo refrescante y muy apreciado.
La cinta nos introduce a Gru, un villano desagradable que es capaz de congelar personas para adelantarse en la cola de la cafetería. La vida de Gru se concentra en urdir una canallada tras otra, con el objetivo de lograr ser reconocido como el Villano Más Grande del Mundo y ganar el respeto de su madre.  Desde el sótano de su casa -especie de laboratorio siniestro- Gru fragua con su fiel Dr. Nefario y los Miniones (esos marshmallows amarillos con lentes y bragas azules) cada una de sus trastadas. Pero sus planes son saboteados cuando otro villano llamado Vector entra en escena y amenaza con r…

The Fantastic Four - Los 4 Fantásticos

Héroes fantásticos, película mediocre

Los 4 Fantásticos son la última apuesta de los héroes de Marvel en dar el salto a la gran pantalla. Protagonizada por Ioan Gruduff, Jessica Alba, Chris Evans, Julian McMahon y Michael Chiklis, es también desafortunadamente otra película ruidosa, con muchos efectos y una historia blanda.
Divertida para ver, pero tan irrelevante como un cabello en el piso.
La primera hora de la película es pura diversión, entre el accidente que deja a los 4 con sus poderes y éstos aprendiendo a usarlos y quejándose de sus nuevos cambios. El verdadero desastre viene después, con las explosiones, las destrucciones de puentes, autopistas y cuanta infraestructura soporte las catástrofes que suceden una tras otra. Las actuaciones no son nada del otro mundo, con excepción de Michael Chiklis como la Mole, cuyo personaje es el mejor explotado, al menos emocionalmente hablando.
Pero si quieren un consejo, para ver superhéroes de verdad fantásticos, alquilen Los Increíbles.