Ir al contenido principal

Star Wars, Episodio II: El Ataque de los Clones

Publicada en el 2002.


La hora del Jedi

¿O debería decir la hora de Yoda? No importa. Es hora de hablar de Star Wars.

Star Wars es un fenómeno de masas que va más allá de la racionalidad, es como una religión. Es una leyenda sembrada hace 25 años en la mente de una generación deslumbrada con su propuesta. Y con semejante fuerza apoyándola, llega a las pantallas el nuevo episodio de la fantasía espacial de George Lucas, titulada El Ataque de los Clones.

Diez años han pasado desde la última vez que vimos a nuestros protagonistas. La galaxia es un hervidero de amenazas, disturbios y caos. La ahora senadora Padmé Amidala es el blanco de varios intentos de asesinato y para protegerla  le asignan a Obi-Wan Kenobi y su joven aprendiz Anakin Skywalker.

Cuando Kenobi descubre que los atentados forman parte de una conspiración, el caballero Jedi es enviado a profundizar sus investigaciones mientras su aprendiz se queda al cuidado de Padmé. Por órdenes del senado, Anakin y Padmé vuelan a Naboo para resguardarse de nuevos atentados y en el interín ambos jóvenes descubren que sus sentimientos son más fuertes y profundos que los de una reina y su servidor.

Tragedias y revelaciones tienen lugar, el mal parece acorralar al bien y la estabilidad de la galaxia se tambalea sentando las bases a lo que será la caída de la República y el nacimiento del Imperio.

Si Episodio I fue hecha para complacer al público infantil -según palabras del propio Lucas-, no hay duda que Episodio II fue concebida para un público más adulto, quizás para ese público que ha apoyado la saga desde sus inicios en los años setenta.

Mientras el título Ataque de los Clones fue objeto de burlas y parodias, ahora parece completamente adecuado, pues los clones son una parte integral de la historia, ya que establecen una conexión entre la nueva trilogía y la pasada.

Episodio II combina una crisis política con las crisis personales de sus protagonistas.

Ewan McGregor/Obi-Wan Kenobi, tan rígido y desperdiciado en Episodio I, se ve un poco mejor en la nueva entrega. Christopher Lee, como el conde Dooku a ratos nos recuerda al despiadado Lord Vader. Temuera Morrison hace un trabajo respetable como el caza recompensas Jango Fett y por supuesto no podemos olvidar a Yoda, que a pesar de ser completamente digital sigue siendo uno de los mejores personajes de la saga entera.
 
¿Existen fallas en Episodio II? Muchas, desde la pobreza de los diálogos, el romance forzado y artificial de los dos protagonistas adobado con el acartonamiento de las actuaciones de Christensen y Portman hasta el desbordado uso de efectos visuales.

Todos los fanáticos de la saga y los no tan fanáticos sabemos que habrán cosas que nos gusten y otras que nos desquicien. Ambas serán necesarias para tener momentos inolvidables como los de Obi-Wan en el fabuloso planeta de lluvia, como la escalofriante fábrica de clones, el conocer a Jango Fett y ver a su hijo Boba. Como los oscuros chispazos en la mirada de Anakin Skywalker en plena gestación de Darth Vader. Como la revelación final que nos muestra al culpable de todo este amasijo espacial.

Episodio II es una fantasía imperfecta para todos aquellos que esperábamos ver a los Jedis en su hora estelar.

Comentarios

Anónimo dijo…
WOW WOW WOW!!!!
Looks like you loveeeeee mis movie!! Well done

LBA

Entradas más populares de este blog

King Kong

El director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, rinde tributo a su película favorita, King Kong. Efectos espectaculares y una aventura singular hacen del remake de King Kong un éxito en su género.
Adaptada de la historia original y desarrollada en los años 30, el nuevo Kong expande su leyenda con detalles sobre la Depresión, Broadway y el mundo del Vaudeville.
El resultado es una película deslumbrante pero larguísima. Tres horas y siete minutos nos proveen con los más impresionantes efectos. Y aunque no decepciona visualmente, King Kong no es perfecta.
En mi opinión Jack Black y Adrien Brody están catastróficamente mal seleccionados. El primero parece no escapar de sus artimañas de comediante, y el segundo es simplemente deprimente. Tres actuaciones le dan a King Kong la calidez y el corazón necesarios para compensar esta debilidad, incluyendo a Naomi Watts como la rompecorazones Ann y Jamie Bell como el dulce y extraño Jimmie.
La tercera actuación es el propio Kong, un personaje…

Mi Villano Favorito - Despicable Me

La competencia en el género animado se volvió un poquitín mas interesante con la nueva propuesta de Illumination Entertainment, Mi Villano Favorito (creo que me gusta más su nombre original, Despicable Me).  Gracias al toque modernista que la casa de animación francesa Mac Guff Ligne le imprimió a su diseño de imagen, este es un filme que no se ve como otros, un rasgo refrescante y muy apreciado.
La cinta nos introduce a Gru, un villano desagradable que es capaz de congelar personas para adelantarse en la cola de la cafetería. La vida de Gru se concentra en urdir una canallada tras otra, con el objetivo de lograr ser reconocido como el Villano Más Grande del Mundo y ganar el respeto de su madre.  Desde el sótano de su casa -especie de laboratorio siniestro- Gru fragua con su fiel Dr. Nefario y los Miniones (esos marshmallows amarillos con lentes y bragas azules) cada una de sus trastadas. Pero sus planes son saboteados cuando otro villano llamado Vector entra en escena y amenaza con r…

The Fantastic Four - Los 4 Fantásticos

Héroes fantásticos, película mediocre

Los 4 Fantásticos son la última apuesta de los héroes de Marvel en dar el salto a la gran pantalla. Protagonizada por Ioan Gruduff, Jessica Alba, Chris Evans, Julian McMahon y Michael Chiklis, es también desafortunadamente otra película ruidosa, con muchos efectos y una historia blanda.
Divertida para ver, pero tan irrelevante como un cabello en el piso.
La primera hora de la película es pura diversión, entre el accidente que deja a los 4 con sus poderes y éstos aprendiendo a usarlos y quejándose de sus nuevos cambios. El verdadero desastre viene después, con las explosiones, las destrucciones de puentes, autopistas y cuanta infraestructura soporte las catástrofes que suceden una tras otra. Las actuaciones no son nada del otro mundo, con excepción de Michael Chiklis como la Mole, cuyo personaje es el mejor explotado, al menos emocionalmente hablando.
Pero si quieren un consejo, para ver superhéroes de verdad fantásticos, alquilen Los Increíbles.