febrero 22, 2009

CÁPSULAS - Milk


Sinopsis: Esta la historia del activista Harvey Milk, el primer homosexual que obtuvo un cargo político en los Estados Unidos en 1977. Desde su mudanza a San Francisco a principios de los años setenta para iniciar una nueva vida, Milk y su amante Scott Smith (James Franco) se ven acosados por la discriminación. Con el apoyo de algunos activistas Milk se lanza a las turbulentas aguas de la política, hazaña que prueba ser lenta y tortuosa. Cuando decide oponerse abiertamente al referéndum que permitirá que los educadores homosexuales sean despedidos de su trabajo, su conflicto con el recién electo supervisor del distrito (Josh Brolin) escalará hasta producir consecuencias trágicas.

Dirigida por Gus Van Sant, Milk es un film provocador que nos muestra la intolerancia de una sociedad y la lucha de los grupos minoritarios por cesar las persecusiones en su contra y hacer válidos sus derechos como miembros de la misma. Propulsados por la actuación de Sean Penn (quien literalmente se convierte en otro hombre al interpretar a Harvey Milk, vulnerable, emotivo y espontáneo), la película nos ofrece detalles biográficos de su vida con un toque más emocional que cerebral. Compartimos los fracasos y los pequeños triunfos de Milk mientras observamos los conflictos y prejuicios presentes en la mente del pueblo americano. La mayor tensión proviene de los encuentros entre Milk y el personaje de Josh Brolin, quien es tremendamente escalofriante como el atormentado Dan White. Van Sant nos obsequia una película sobre los seres humanos, no su condición sexual, una película sobre un hombre común que se atrevió a desafiar una sistema y lo que significaron su acciones para una ciudad y una sociedad entera.

febrero 11, 2009

The Wrestler - El Luchador

The only place I get hurt is out there

Confieso que vi está película obligada. Porque a mi nunca me gustó Mickey Rourke. Ughh.

Y la verdad es que cómo me alegro de no habérmela perdido.

Dirigida por Darren Aronofsky, El Luchador me dejó sin palabras y hecha un mar de lágrimas. Decir que es buena es quedarme corta. Es un film melancólico, trágico y brutal, pero tan conmovedor y humano que no puedo dejarlo pasar por debajo de la mesa. Es ASI de bueno.

Ambientado en la actualidad, El Luchador nos cuenta la historia de Randy "El Carnero" Robinson, un luchador una estrella de los años 80 que ahora no es ni la sombra de lo que fue. Solitario, viejo y olvidado, pareciera sólo cobrar vida cuando está en un ring llevando golpes. Y es que los puñetazos, patadas y cortadas son más soportables que los que tiene que enfrentar cuando regresa a su vida normal.

Un infarto al corazón le cambia la vida a Randy, quien tiene que dejar el cuadrilátero y adoptar una nueva rutina. Y miren que él trata. Trata de relacionarse románticamente con con una bailarina a la cual frecuenta en un bar (Marisa Tomei), trata de enmendar su relación con su hija (Evan Rachel Wood) e incluso trata un cambio de carrera, aceptando un puesto en un supermercado local. Trata y trata, pero su corazón está en el mortal ring.

Esta cinta pertenece a Mickey Rourke y la extraordinaria actuación que nos regala. Usando, quizás, los mismos demonios que por años lo han atormentado, Rourke perfila a un Randy que se arrepiente de las decisiones que ha tomado, y de las que no ha tomado también, pero que está orgulloso de sus logros en el ring, el único lugar donde se siente especial, a pesar del dolor y las golpizas. Este es un hombre que no tiene otra salida sino ser quien es, hacer lo que hace y vivir -y quizás morir- como lo hizo siempre.

Yo, me quito el sombrero.