enero 23, 2010

Amor sin Escalas - Up in the Air

¿Por qué a mi? ¿Y ahora qué hago? ¿Cómo se lo digo a mis hijos? ¿Cómo me pueden hacer esto? ¿Cómo pagaré mis deudas? Ryan Binghman (George Clooney) lo ha escuchado todo.

¿Y quién es Ryan Binghman? Es un hombre cuya profesión es despedir a otros. Es el ejecutor de la peor noticia que se le puede dar a un empleado.

Lo mejor es que Ryan Bingham es un maestro consumado en su oficio. El prepara a las personas para "la próxima etapa". Las mira en los ojos, las deja desahogarse y luego les lanza el "speech": que ahora tienen una oportunidad de cumplir sueños, de verse al espejo y no sentirse fracasados, etcétera, etcétera. Ryan le dice a la gente exactamente lo que necesitan oir.

El hogar de Ryan es el aeropuerto. 322 días viajando y 43 días miserables en casa, un apartamento con una cama, una mesa y una nevera vacía.

Hasta que dos mujeres se cruzan en su vida cuasi-perfecta. Alex (Vera Farmiga), una mujer que vive entre aviones y maletas. Y Natalie (Anna Kendrick), una recien graduada que amenaza con destruir la rutina viajera de Ryan.

Apoyado por el estelar reparto que incluye a Clooney, Farmiga y Kendrick, la tercera película del director Jason Reitman hace hincapié en la importancia de nuestras elecciones y sus consecuencias, tanto profesional como personalmente. Ryan es un hombre que segmenta su vida hasta hacerla encajar perfectamente en un bolso de mano y de pronto se da cuenta que el "equipaje" que siempre ha criticado podría ofrecerle una mayor realizacion personal. Y para él ese descubrimiento será la puerta a un cambio, quizás no de vida, pero si de actitud. Aunque se quede "flotando en el aire".

Ryan Bingham: If you think about it, your favorite memories, the most important moments in your life... were you alone? Life's better with company.

1 comentario:

BlancaBlanco dijo...

Creo que sin lugar a dudas una de las escenas que más disfruté fue la de la conversación de los 3 hablando del éxito de las relaciones sentimentales. La joven con su "wish list" versus los más experimentados con sus "imprescindibles". Inteligente, sarcástica, exquisita, sin desperdicio alguno.