marzo 15, 2010

The Fantastic Mr. Fox - El Fantástico Señor Zorro

Primero lo primero: ¡amé esta película!

El libro infantil de Roald Dahl consiguió en el cineasta Wes Anderson al traductor ideal de su historia a la pantalla grande. Creador de obras tan peculiares como The Royal Tenenbaums y The Life Aquatic of Steve Zissou, Anderson es perfecto para liberar toda esa excentricidad que caracteriza a la narrativa de Dahl.

Empleando stop-motion animation, la cinta nos cautiva con sus colores, sus marionetas graciosas y sobre todo, su historia sobre las dinámicas familiares, padres e hijos y la crisis de mediana edad de un zorro con delirios de grandeza.

El Sr. Zorro (George Clooney) es toda una joya: ladrón de pollos profesional, galán, seductor, optimista y un poquitín engreído. Cuando en uno de sus atracos la cosa se pone peliaguda, su esposa Felicity (Meryl Streep) le hace prometer abandonar su vida de ladrón y dedicarse a una profesión más "respetable" y segura. Los años pasan, Zorro es columnista de un diario que nadie lee, tiene un adolescente que podemos describir como un bicho raro y una noche se da cuenta que está a punto de cumplir la misma edad que su padre cuando éste falleció.

Decidido a dejar su huella en el mundo, lo primero que hace el Sr. Zorro es comprarse una nueva propiedad en el tope de un árbol, rompiendo con los convencionalismos de que los zorros viven bajo tierra. Su otro plan es ejecutar el "último gran robo" a las tres granjas más productivas que se ven desde su casa (¡cuyos dueños son los tres grajeros mas desalmados del planeta!). Pero las travesuras del Sr. Zorro no pasarán inadvertidas y pronto los problemas complicarán su existencia y las de todo el reino animal...

El Fantástico Sr. Zorro nos pasea por el mundo creado por Dahl mientras nos habla de esa cualidad que hace única a cada individuo y la importancia de mantenernos fieles a lo que somos, bien seamos humanos o animales salvajes. Al crear este mundo donde humanos y animales se comunican, Anderson y su guionista Noah Baumbach le dan rienda suelta al humor, el drama, la aventura, la sátira y el desparpajo, al compás de una banda sonora que a más de uno le arrebatará una sonrisa.

marzo 04, 2010

Shutter Island - La Isla Siniestra



Dos alguaciles viajan una mañana nublada a bordo de un ferry. Uno de ellos sufre de mareos. La mirada del otro se pierde en la bruma y de pronto aparece, amenazante, una isla. La música ayuda a establecer el "mood", y desde el principio sabemos que este destino encierra algo terrible.

Así se inicia la nueva cinta del director Martin Scorsese, titulada apropiadamente La Isla Siniestra, una suerte de thriller psicológico que parece más una película de Hitchcock que una historia policial. Y vaya que no es la última.

Adaptación de una novela de Dennis Lehane, La Isla Siniestra explora temas que abarcan desde la realidad y sus límites, la locura y la paranoia, hasta la culpa y la redención. La cinta se desarrolla como un sueño borroso que se torna una pesadilla aterradora, antes de despertarnos a una realidad pavorosa y cruel.

Hablar de la trama sería vender muchos de sus secretos, por lo que me eximiré de ello. Lo que sí puedo decir es que Scorsese, valiéndose de los recursos cinematográficos más  manipuladores nos hace partícipes de un misterio que está más en la cabeza de su protagonista, Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio), que en el instituto mental donde se desarrolla la película. Este último es sólo un señuelo.

Los elementos claves para descifrar el misterio son presentados desde el inicio con estilo y mucha premeditación. Quizás es cierto que en su último bloque, para el espectador está más que claro lo que sucede. Pero en La Isla Siniestra, no se trata de que nosotros descubramos los secretos, lo importante es quién los está descubriendo (Daniels), y lo que significarán para él tales revelaciones.