abril 24, 1999

Message in a Bottle - Mensaje de Amor

Publicada en 1999.

Mensaje perdido

Querida Catherine:
....Siento que he estado perdido, sin dirección, sin una brújula....Tú eras mi norte...
G.

Estas líneas son parte de un mensaje que "G." coloca en una botella y lanza al mar. Una carta que en principio era para su esposa, finalmente acaba en las manos de Theresa Osborne, investigadora de un periódico, quien sufre una reacción intensa al apreciar la sensibilidad que muestra el autor de tan apasionado mensaje. Encontrar a este hombre misterioso es la premisa ofrecida en Mensaje de Amor.

Protagonizada por Kevin Costner, Robin Wright Penn y Paul Newman, esta es una película que habla de las oportunidades, del amor perdido y encontrado y del valor y la voluntad de los seres humanos cuando deciden liberarse de las ataduras de un pasado difícil.

Theresa se vale de todos los medios a su disposición para identificar al hombre que escribió semejante carta de amor, llena de lamentos poéticos, arrepentimiento y sobre todo, un amor profundo.

El duro trabajo rinde sus frutos cuando Theresa encuentra al autor de las cartas, Garret Blake. Impulsada por una gran confusión de sentimientos, decide ir a conocerlo. Garret resulta ser un viudo que restaura botes y vive en una pequeña comunidad en las costas de Carolina del Norte. Un hombre triste, poco comunicativo y lacónico, que sigue de duelo por la pérdida de su esposa, ocurrida varios años atrás. La presencia de Theresa en su vida asoma la posibilidad de haber encontrado de nuevo al amor.

En esta historia, el amor entre dos adultos es reflejado en un tono fresco. Su torpeza y nerviosismo lo hacen sorprendentemente enternecedor.

Lástima que, luego de un inicio prometedor, este film cause gran decepción. Toda la honestidad usada en el reflejo de la historia de amor es lanzada por la borda para proveer un conflicto sin sentido. No tiene esperanza sentarse a ver que las cosas mejoren. Un final estúpido y melodramático me hace cuestionar cómo pudo a la misma mente que creó la primera parte de la historia ocurrírsele un desenlace tan patético. Innecesario era usar tal estereotipo.

No hay comentarios.: