Ir al contenido principal

Eyes Wide Shut - Ojos Bien Cerrados

Publicada en 1999.

Odisea Final

Atención público, abran los ojos: este no es un filme sobre sexo ardiente donde tendrán la oportunidad de ver a dos súper celebridades en paños menores. Este es un filme sobre los celos, donde el sexo es el instrumento.

Ojos Bien Cerrados es la obra de un artista único. Uno de los que no necesitaba  apoyarse en fórmulas y siempre estaba dispuesto a correr riesgos, retando al público a pensar. Un cineasta en busca de la perfección. Stanley Kubrick.

Esta es la historia de las dudas que asaltan nuestra mente cuando descubrimos que nuestra pareja no es tan confiable como habíamos imaginado. De cómo los peores miedos nos agobian hasta hacernos perder la razón.

El Dr. Bill Hartford y su esposa Alice son invitados a una fiesta de fin de año. Ciertos eventos y personas en la reunión disparan acciones múltiples en la pareja: Alice revelará a Bill una fantasía sexual que empujará a éste último a un viaje introspectivo a territorios desconocidos, donde la semilla de la duda plantada por Alice desata una tormenta en la imaginación de su esposo.

Y la mente es una máquina poderosa. Es capaz de engañarnos, seducirnos, hacernos ver fantasmas donde no los hay.

Ojos Bien Cerrados es una historia controversial, perturbadora y provocativa. Pero hay más. Detrás de todo su simbolismo, los colores saturados, la intimidad, la música, está la exploración de un director sobre la realidad, los sueños y la línea turbia que separa a ambos, haciéndonos dudar cuál es cada uno. La superficialidad que abunda en la vida está al desnudo. Pero ¿qué hay de nuestras fantasías? ¿Son sólo sueños, o éstas nos controlan?

Stanley Kubrick nunca hizo de sus filmes piezas fáciles de ver o interpretar y Ojos Bien Cerrados no es la excepción. No será el más recordado. Tristemente, es el último de una carrera extraordinaria.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

King Kong

El director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, rinde tributo a su película favorita, King Kong. Efectos espectaculares y una aventura singular hacen del remake de King Kong un éxito en su género.
Adaptada de la historia original y desarrollada en los años 30, el nuevo Kong expande su leyenda con detalles sobre la Depresión, Broadway y el mundo del Vaudeville.
El resultado es una película deslumbrante pero larguísima. Tres horas y siete minutos nos proveen con los más impresionantes efectos. Y aunque no decepciona visualmente, King Kong no es perfecta.
En mi opinión Jack Black y Adrien Brody están catastróficamente mal seleccionados. El primero parece no escapar de sus artimañas de comediante, y el segundo es simplemente deprimente. Tres actuaciones le dan a King Kong la calidez y el corazón necesarios para compensar esta debilidad, incluyendo a Naomi Watts como la rompecorazones Ann y Jamie Bell como el dulce y extraño Jimmie.
La tercera actuación es el propio Kong, un personaje…

Mi Villano Favorito - Despicable Me

La competencia en el género animado se volvió un poquitín mas interesante con la nueva propuesta de Illumination Entertainment, Mi Villano Favorito (creo que me gusta más su nombre original, Despicable Me).  Gracias al toque modernista que la casa de animación francesa Mac Guff Ligne le imprimió a su diseño de imagen, este es un filme que no se ve como otros, un rasgo refrescante y muy apreciado.
La cinta nos introduce a Gru, un villano desagradable que es capaz de congelar personas para adelantarse en la cola de la cafetería. La vida de Gru se concentra en urdir una canallada tras otra, con el objetivo de lograr ser reconocido como el Villano Más Grande del Mundo y ganar el respeto de su madre.  Desde el sótano de su casa -especie de laboratorio siniestro- Gru fragua con su fiel Dr. Nefario y los Miniones (esos marshmallows amarillos con lentes y bragas azules) cada una de sus trastadas. Pero sus planes son saboteados cuando otro villano llamado Vector entra en escena y amenaza con r…

The Fantastic Four - Los 4 Fantásticos

Héroes fantásticos, película mediocre

Los 4 Fantásticos son la última apuesta de los héroes de Marvel en dar el salto a la gran pantalla. Protagonizada por Ioan Gruduff, Jessica Alba, Chris Evans, Julian McMahon y Michael Chiklis, es también desafortunadamente otra película ruidosa, con muchos efectos y una historia blanda.
Divertida para ver, pero tan irrelevante como un cabello en el piso.
La primera hora de la película es pura diversión, entre el accidente que deja a los 4 con sus poderes y éstos aprendiendo a usarlos y quejándose de sus nuevos cambios. El verdadero desastre viene después, con las explosiones, las destrucciones de puentes, autopistas y cuanta infraestructura soporte las catástrofes que suceden una tras otra. Las actuaciones no son nada del otro mundo, con excepción de Michael Chiklis como la Mole, cuyo personaje es el mejor explotado, al menos emocionalmente hablando.
Pero si quieren un consejo, para ver superhéroes de verdad fantásticos, alquilen Los Increíbles.