septiembre 16, 1999

Eyes Wide Shut - Ojos Bien Cerrados

Publicada en 1999.

Odisea Final

Atención público, abran los ojos: este no es un filme sobre sexo ardiente donde tendrán la oportunidad de ver a dos súper celebridades en paños menores. Este es un filme sobre los celos, donde el sexo es el instrumento.

Ojos Bien Cerrados es la obra de un artista único. Uno de los que no necesitaba  apoyarse en fórmulas y siempre estaba dispuesto a correr riesgos, retando al público a pensar. Un cineasta en busca de la perfección. Stanley Kubrick.

Esta es la historia de las dudas que asaltan nuestra mente cuando descubrimos que nuestra pareja no es tan confiable como habíamos imaginado. De cómo los peores miedos nos agobian hasta hacernos perder la razón.

El Dr. Bill Hartford y su esposa Alice son invitados a una fiesta de fin de año. Ciertos eventos y personas en la reunión disparan acciones múltiples en la pareja: Alice revelará a Bill una fantasía sexual que empujará a éste último a un viaje introspectivo a territorios desconocidos, donde la semilla de la duda plantada por Alice desata una tormenta en la imaginación de su esposo.

Y la mente es una máquina poderosa. Es capaz de engañarnos, seducirnos, hacernos ver fantasmas donde no los hay.

Ojos Bien Cerrados es una historia controversial, perturbadora y provocativa. Pero hay más. Detrás de todo su simbolismo, los colores saturados, la intimidad, la música, está la exploración de un director sobre la realidad, los sueños y la línea turbia que separa a ambos, haciéndonos dudar cuál es cada uno. La superficialidad que abunda en la vida está al desnudo. Pero ¿qué hay de nuestras fantasías? ¿Son sólo sueños, o éstas nos controlan?

Stanley Kubrick nunca hizo de sus filmes piezas fáciles de ver o interpretar y Ojos Bien Cerrados no es la excepción. No será el más recordado. Tristemente, es el último de una carrera extraordinaria.

No hay comentarios.: