A Beautiful Mind - Una Mente Brillante

Publicada en el 2002 


Los laberintos de la mente
 

Siempre pensé que las matemáticas podrían volver loca a una persona. Luego de ver Una Mente Brillante, pude comprobar que mi teoría no es del todo descabellada.

Este drama basado en una historia de la vida real presenta a Russell Crowe como John Forbes Nash Jr., un genio matemático cuya mente experimenta un intenso viaje desde la sanidad a la locura y de regreso a la primera.

La historia de Nash se inicia en 1947, cuando el "misterioso genio de Virginia del Oeste" llega a Princeton para cursar sus estudios de postgrado. Obsesionado por destacar y conseguir una idea realmente original, Nash pasa la mayoría del tiempo resolviendo ecuaciones en la biblioteca, en los ventanales de su habitación e incluso en el bar donde se reúne con sus compañeros.

Así es como un día la idea que ha estado persiguiendo se presenta súbitamente. Su estudio en la teoría del juego contradice la doctrina de Adam Smith, el padre de la economía moderna. Ciento cincuenta años de ideas aceptadas universalmente pasan de moda súbitamente y la vida de Nash cambia para siempre.

Ahora trabajando en el reconocido MIT, Nash se involucra en las investigaciones de la Guerra Fría, mientras su vida personal da un giro completo cuando conoce a Alicia, una estudiante de física con la que eventualmente se casa.

Pero la vida de Nash pronto se desmorona cuando le diagnostican esquizofrenia paranoide. Su genio se nubla y a partir de ese momento, Nash debe luchar para aplicar la lógica -que una vez le sirvió para resolver complicados teoremas- a la enfermedad que cada día lo aleja más de la realidad.

La cinta mezcla realidad con fantasía, técnica que nos hace ver qué tan confundida puede estar una mente.

Russell Crowe ofrece una dramática interpretación como Nash, a quien vemos envejecer 40 años en pantalla. El actor neozelandés se pasea por las diferentes facetas de Nash, desde el genio seguro, arrogante, hasta el hombre perdido y atormentado que busca desesperadamente librarse de sus demonios.

Jennifer Connelly, como Alicia, complementa en todo sentido a Crowe. Desolada por la enfermedad de su esposo, Alicia lucha bajo presión para continuar amando al genio trastornado y brindarle el apoyo emocional que tanto necesita.

Aunque raya en el sentimentalismo, Una Mente Brillante es un film que vale la pena ver. No se trata de las matemáticas o los importantes méritos que Nash aportó al mundo. Es sobre su genialidad, y como este hombre logró sobreponerse a sus delirios y convertirse no sólo en una persona con una mente brillante, sino también con un gran corazón.

Comentarios

dhd dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.