Ir al contenido principal

What Lies Beneath - Revelaciones

Publicada en 1999.

El fantasma de Hitchcock

Cuando escuchamos las palabras thriller o suspenso, inmediatamente salta un nombre a la cabeza: Alfred Hitchcock. Seguro, este genio cinematográfico falleció hace casi dos décadas, pero hoy en día su legado está más vivo que nunca.

Desde que el año pasado Sexto Sentido irrumpió triunfalmente en las salas de cine revigorizando el género, los estudios han fijado sus ojos -y su dinero- en tratar de reproducir otros "fenómenos" como la cinta de M. Night Shyamalan: El Proyecto de la Bruja Blair, Ecos Mortales, Almas Perdidas, Desafío al Tiempo. La lista es interminable.

Este año, Robert Zemeckis (Forrest Gump, Contacto) hace su intento con Revelaciones, protagonizada por Harrison Ford y Michelle Pfeiffer. Una historia de fantasmas y suspenso claramente derivada de la escuela Hitchcock, con cerebro, estilo y pavor.

Los Spencer -Claire y Norman- forman un matrimonio aparentemente exitoso y feliz. El es un prominente científico, ella una ex-cellista que acaba de dejar a su única hija en la universidad. El ocio lleva a la Sra. Spencer a espiar más de la cuenta a sus vecinos, y una serie de casualidades la llevan a pensar que un crimen se ha cometido en la casa contigua.

Extremadamente nerviosa e insegura, la paranoia de Claire aumenta, mientras una serie de eventos paranormales suceden en su perfecto hogar: puertas que se abren y cierran solas, equipos eléctricos que se encienden sin tocarlos, portarretratos que se caen, visiones espectrales en el baño y el lago. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Ese es uno de los secretos en esta cinta.

Una casa solitaria, secretos que pugnan por salir a flote, oscuridad, fantasmas y la sensación de no estar seguros de lo que nuestros ojos ven. Revelaciones tiene elementos suficientes para enganchar a un público ávido por sustos. El resultado es un thriller sobrenatural parte misterio psicológico, parte historia de fantasmas.

Robert Zemeckis toma ventaja de todos los artificios, trucos y clichés cinematográficos para presentar su historia. Incluso toma prestadas escenas de otras películas. Tan pronto los créditos desvanecen, nos paseamos por momentos de la Ventana Indiscreta, Sospecha, Vértigo y Psicosis. Las referencias cinematográficas abundan, desde el nombre del protagonista, la composición musical, el ritmo del filme, la casa lúgubre y solitaria en el tope de una colina.

Pfeiffer y Ford son dos estrellas talentosas y carismáticas. Pfeiffer sobre todo, es convincente como la esposa ama de casa y víctima de lo sobrenatural. Ford, que siempre lleva el peso de la historia en sus cintas, queda aquí relegado a un segundo plano como el esposo gruñón e irritable que no cree (o no desea creer) en las disparatadas alucinaciones de su esposa.

Cuando llegamos al desenlace, los secretos ocultos Revelaciones no son muy interesantes. Por el rato entretenido, demos gracias a Robert Zemeckis. Por el suspenso verdadero miedo, agradezcamos a Alfred Hitchcock.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

King Kong

El director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, rinde tributo a su película favorita, King Kong. Efectos espectaculares y una aventura singular hacen del remake de King Kong un éxito en su género.
Adaptada de la historia original y desarrollada en los años 30, el nuevo Kong expande su leyenda con detalles sobre la Depresión, Broadway y el mundo del Vaudeville.
El resultado es una película deslumbrante pero larguísima. Tres horas y siete minutos nos proveen con los más impresionantes efectos. Y aunque no decepciona visualmente, King Kong no es perfecta.
En mi opinión Jack Black y Adrien Brody están catastróficamente mal seleccionados. El primero parece no escapar de sus artimañas de comediante, y el segundo es simplemente deprimente. Tres actuaciones le dan a King Kong la calidez y el corazón necesarios para compensar esta debilidad, incluyendo a Naomi Watts como la rompecorazones Ann y Jamie Bell como el dulce y extraño Jimmie.
La tercera actuación es el propio Kong, un personaje…

Mi Villano Favorito - Despicable Me

La competencia en el género animado se volvió un poquitín mas interesante con la nueva propuesta de Illumination Entertainment, Mi Villano Favorito (creo que me gusta más su nombre original, Despicable Me).  Gracias al toque modernista que la casa de animación francesa Mac Guff Ligne le imprimió a su diseño de imagen, este es un filme que no se ve como otros, un rasgo refrescante y muy apreciado.
La cinta nos introduce a Gru, un villano desagradable que es capaz de congelar personas para adelantarse en la cola de la cafetería. La vida de Gru se concentra en urdir una canallada tras otra, con el objetivo de lograr ser reconocido como el Villano Más Grande del Mundo y ganar el respeto de su madre.  Desde el sótano de su casa -especie de laboratorio siniestro- Gru fragua con su fiel Dr. Nefario y los Miniones (esos marshmallows amarillos con lentes y bragas azules) cada una de sus trastadas. Pero sus planes son saboteados cuando otro villano llamado Vector entra en escena y amenaza con r…

The Fantastic Four - Los 4 Fantásticos

Héroes fantásticos, película mediocre

Los 4 Fantásticos son la última apuesta de los héroes de Marvel en dar el salto a la gran pantalla. Protagonizada por Ioan Gruduff, Jessica Alba, Chris Evans, Julian McMahon y Michael Chiklis, es también desafortunadamente otra película ruidosa, con muchos efectos y una historia blanda.
Divertida para ver, pero tan irrelevante como un cabello en el piso.
La primera hora de la película es pura diversión, entre el accidente que deja a los 4 con sus poderes y éstos aprendiendo a usarlos y quejándose de sus nuevos cambios. El verdadero desastre viene después, con las explosiones, las destrucciones de puentes, autopistas y cuanta infraestructura soporte las catástrofes que suceden una tras otra. Las actuaciones no son nada del otro mundo, con excepción de Michael Chiklis como la Mole, cuyo personaje es el mejor explotado, al menos emocionalmente hablando.
Pero si quieren un consejo, para ver superhéroes de verdad fantásticos, alquilen Los Increíbles.