Ir al contenido principal

Cartas a Julieta - Letters to Juliet


En la onda del cine romanticón y light que a veces no cae mal, fui a ver Cartas a Julieta. Con sólo ver los primeros minutos, comprendí que estaba en presencia de esas películas donde uno sabe lo que va a suceder, donde los personajes son arquetipos diseñados para provocarte respuestas emocionales específicas, donde la música y la fotografía son elementos clave para conectarte con una historia que aunque hemos visto cientos de veces, te reconforta como si fuera la primera vez que la ves. Una fórmula comercial tradicional sin ningún valor más allá del entretenimiento masivo.

La película se centra en Sophie (Amanda Seyfried), una aspirante a escritora sin valor suficiente para pedirle a su jefe que la deje escribir en la revista y en la semana previa a su boda, decide visitar Verona con su prometido Víctor (Gael García Bernal), un chef cuyo primer amor es la cocina y su restaurant. Abandonada en la romántica ciudad italiana, Sophie visita la casa de la supuesta Julieta de Shakespeare, un lugar donde cientos de mujeres dejan a diario cartas a la heroína romántica solicitándole su consejo.

Sophie descubre una misiva que tiene 50 años esperando por la respuesta de Julieta. Su remitente es Claire, una británica enamorada de un italiano llamado Lorenzo al que abandonó sin ninguna explicación. Sophie decide responderle y la sorpresa es grande cuando Claire (Vanessa Redgrave) y su nieto Charlie (Christopher Egan) llegan a Verona en busca de ese amor que se perdió en el tiempo.

A partir de ahí se inicia un recorrido por los idílicos parajes de Toscana, mientras Claire busca a su Lorenzo y Sophie evalúa su propia situación amorosa. Situaciones graciosas  abundan, y una vez más somos testigos que cuando se trata de romance, los italianos  llevan la batuta. Sorpresivamente, el encanto de la película proviene más de la resolución del romance de Claire y Lorenzo (Franco Nero) que de la historia de Sophie. ¿Por qué? Sin duda por Vanessa Redgrave, una señora actriz que hasta en el papel más simplón te engancha, te conmueve y te desmorona. Una mirada suya transmite más emoción que todos los pestañeos de nuestra joven protagonista. Quisiera algún día Amanda Seyfried tener un cuarto del talento de esta legendaria actriz.

Comentarios

BlancaBlanco dijo…
Creo que aparte de la "hermosura visual de la película" (los paisajes, los actores, etc.) me gustó el balance entre los "personajes adultos" y los "jóvenes". Franco y Vannesa son "maestros" y supieron como llevar las riendas de una película, que de otro modo hubiese sido cursilísima.

Entradas más populares de este blog

King Kong

El director de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, rinde tributo a su película favorita, King Kong. Efectos espectaculares y una aventura singular hacen del remake de King Kong un éxito en su género.
Adaptada de la historia original y desarrollada en los años 30, el nuevo Kong expande su leyenda con detalles sobre la Depresión, Broadway y el mundo del Vaudeville.
El resultado es una película deslumbrante pero larguísima. Tres horas y siete minutos nos proveen con los más impresionantes efectos. Y aunque no decepciona visualmente, King Kong no es perfecta.
En mi opinión Jack Black y Adrien Brody están catastróficamente mal seleccionados. El primero parece no escapar de sus artimañas de comediante, y el segundo es simplemente deprimente. Tres actuaciones le dan a King Kong la calidez y el corazón necesarios para compensar esta debilidad, incluyendo a Naomi Watts como la rompecorazones Ann y Jamie Bell como el dulce y extraño Jimmie.
La tercera actuación es el propio Kong, un personaje…

Mi Villano Favorito - Despicable Me

La competencia en el género animado se volvió un poquitín mas interesante con la nueva propuesta de Illumination Entertainment, Mi Villano Favorito (creo que me gusta más su nombre original, Despicable Me).  Gracias al toque modernista que la casa de animación francesa Mac Guff Ligne le imprimió a su diseño de imagen, este es un filme que no se ve como otros, un rasgo refrescante y muy apreciado.
La cinta nos introduce a Gru, un villano desagradable que es capaz de congelar personas para adelantarse en la cola de la cafetería. La vida de Gru se concentra en urdir una canallada tras otra, con el objetivo de lograr ser reconocido como el Villano Más Grande del Mundo y ganar el respeto de su madre.  Desde el sótano de su casa -especie de laboratorio siniestro- Gru fragua con su fiel Dr. Nefario y los Miniones (esos marshmallows amarillos con lentes y bragas azules) cada una de sus trastadas. Pero sus planes son saboteados cuando otro villano llamado Vector entra en escena y amenaza con r…

The Fantastic Four - Los 4 Fantásticos

Héroes fantásticos, película mediocre

Los 4 Fantásticos son la última apuesta de los héroes de Marvel en dar el salto a la gran pantalla. Protagonizada por Ioan Gruduff, Jessica Alba, Chris Evans, Julian McMahon y Michael Chiklis, es también desafortunadamente otra película ruidosa, con muchos efectos y una historia blanda.
Divertida para ver, pero tan irrelevante como un cabello en el piso.
La primera hora de la película es pura diversión, entre el accidente que deja a los 4 con sus poderes y éstos aprendiendo a usarlos y quejándose de sus nuevos cambios. El verdadero desastre viene después, con las explosiones, las destrucciones de puentes, autopistas y cuanta infraestructura soporte las catástrofes que suceden una tras otra. Las actuaciones no son nada del otro mundo, con excepción de Michael Chiklis como la Mole, cuyo personaje es el mejor explotado, al menos emocionalmente hablando.
Pero si quieren un consejo, para ver superhéroes de verdad fantásticos, alquilen Los Increíbles.