febrero 09, 2012

La Chica del Dragón Tatuado - The Girl With The Dragon Tattoo



Versionar una película no es tarea fácil. Muchos han tratado y fracasado rotundamente. No se trata de contar la misma historia, sino de hacerlo de una manera que -aun conociendo la trama- nos enganche, nos motive a revisitar personajes, lugares y momentos.

Y afortunadamente el director David Fincher supera la prueba en la adaptación americana de la novela de Stieg Larsson, Los Hombres que no Amaban a las Mujeres, ahora titulada La Chica del Dragón Tatuado. Con su impecable estilo cinematográfico y su habilidad comprobada para narrar suspenso, Fincher nos lleva de regreso a los pálidos paisajes de Suecia y a reencontrarnos con los ya famosos personajes de Larsson, Mikael Blomkvist y la inolvidable Lisbeth Salander.

La historia -con cambios menores- es la misma: el periodista Mikael Blomkvist, acusado de calumniar a un empresario financiero, recibe una llamada de Henrik Vanger, un magnate que le ofrece un trabajo inusual: investigar la muerte de su sobrina Harriet, quien desapareció en 1965 y cuyo asesino -de acuerdo con Vanger- lo ha estado atormentado durante 40 años.

La adaptación del guionista Steve Zaillian es más fiel a la novela, aunque suaviza la temática Nazi y exalta la relación personal de los dos protagonistas. Daniel Craig es un buen Mikael Blomkvist, más heroico y capaz que como se percibe su rol en la novela. Por su parte Rooney Mara es una Lisbeth más vulnerable y menos agresiva que su contraparte tanto en papel como en la cinta sueca, donde Noomi Rapace catapultó a Salander como uno de los personajes de cine más interesantes de la última década. Dicho esto, Mara hace un gran trabajo con Lisbeth, mostrando sus heridas físicas y emocionales y esa cualidad de heroína/mártir que es tan irresistible como atemorizante. El reparto hace su trabajo eficazmente, siendo el único punto débil -a mi juicio- Yorick van Wageningen como Nils Bjurman. No se trata de comparar una película con otra pero el actor de la versión sueca, Peter Andersson, me pareció más acertado en su interpretación.

David Fincher captura con perfección el tono glacial y misterioso que el thriller demanda, manteniéndonos a distancia mientras somos testigos de los sucesos pavorosos y sórdidos que solo las mentes enfermas son capaces de maquinar.

2 comentarios:

OscarWRG dijo...

De verdad que está mut buena esta adaptación y ciertamente no es un remake de la película sueca

Adam dijo...

Agreed. This is one film that is so much better than I'd thought it would be. As much as I love the original, I'm surprised to say that I go back and forth over which one I prefer on any given day. I hope that this team has the chance to make the others.