Nunca Me Abandones - Never Let Me Go


Nota: Si Usted no ha visto esta película y no le gustan los "spoilers", mejor no lea este comentario.

Si tuviera que señalar un rasgo común de las novelas de Kazuo Ishiguro, diría que sin importar la historia, los destinos de sus personajes se sienten ineludibles. No percibo espacios para sorpresas o giros inesperados, pero no por ello la narrativa es menos interesante. Al contrario, uno quiere ver con desespero cuál será el desenlace, aunque esté latente a lo largo de la lectura.

Y sus versiones cinematográficas -Lo que Queda del Día (The Remains of the Day) y Nunca Me Abandones (Never Let Me Go)- trasladan perfectamente esa cualidad al celuloide. Son historias impregnadas de nostalgia y melancolía; conmovedoras e inevitables.

Parte historia de amor, parte historia de ciencia ficción, Nunca Me Abandones es la historia de Kathy (Carey Mulligan), Tommy (Andrew Garfield) y Ruth (Keira Knightley). La cinta nos remonta a las vivencias de su infancia en la escuela privada Hailsham. Pero desde el momento que posamos los ojos en esta privilegiada institución, está claro que hay "algo" diferente en ella. Los estudiantes no pueden ir más allá de la cerca de madera, no se enseña el pensum tradicional y el mayor énfasis del colegio está en conservar a sus alumnos sanos y en el mejor estado físico posible.

Hasta que una maestra habla de más y le dice a los estudiantes cuál es su destino: vivir hasta los 30 años y donar sus órganos hasta que eventualmente mueran. Los estudiantes de Hailsham son clones y por tanto no están considerados como seres humanos. Y ellos, hasta cierto punto ingenuos de lo que aquello significa, simplemente siguen su destino sin ninguna objeción. Kathy, Tommy y Ruth continúan en su mundo, protagonistas de un triángulo amoroso/amistoso, hasta que un día dejan la escuela y se van a vivir a Las Casitas, una comunidad rural donde continúan transitando el camino que fue diseñado para ellos desde su creación.

Otros eventos tienen lugar, eventos que permiten a este trío percatarse de la difícil realidad que les ha tocado asumir.

Nunca Me Abandones es una historia provocadora, plena de ideas sobre lo que significa ser "humano"; sobre la moral y la ética, sobre la generosidad y la resignación, la crueldad y la represión. A través de los ojos de Tommy, Kathy y Ruth, vemos el mundo bajo otro prisma, el de unas vidas conscientes de la carga que les ha tocado, en agonía continua. Nunca Me Abandones es un film triste y por momentos desolador, que deshumaniza a los seres humanos y reflexiona sobre el valor inestimable de la voluntad y la libertad. La vida no es cuestión de destino, es cuestión de decisiones.

Comentarios

Antonieta H. dijo…
Yo debo decir el comentario mas cliché del mundo "me gustó mas el libro que la película", no soy muy entendida pero creo que a la película le cortaron partes que no debían cortar.Por ahí tengo The Remains of the Day pero no se si leer el libro primero.

Btw el primer párrafo de este post define tal cual lo que pienso de Kazuo Ishiguro.